Kristen Ghodsee: “Las relaciones heterosexuales siempre serán más equitativas en las sociedades que apoyen la independencia económica de ellas”

Kristen Ghodsee
Fotografía: Alina Yabukova

Patriarcado y capitalismo son sistemas diferentes con una interacción determinada y armoniosa. El capitalismo se beneficia del patriarcado y viceversa aunque hubo una época de la historia en la cual no han corrido parejos y está muy relacionada con el auge del socialismo y la entrada de las mujeres en el mundo laboral. Salir de la esfera privada propia de las mujeres siempre ha tenido un coste para el sistema. El capitalismo es malo para todas las personas, pero más para las mujeres. Las margina de forma indiscriminada, incluso en su vida íntima. Esa es la teoría de la escritora y etnógrafa Kristen Ghodsee en “Por qué las mujeres disfrutan más del sexo bajo el socialismo” (Capitan Swing, 2019)

El origen de la teoría comenzó en el verano de 2017, cuando Ghodsee escribió una columna para el New York Times titulada ‘¿Por qué las mujeres tuvieron mejor sexo bajo el socialismo?’, que enseguida se volvió viral. Ante las críticas de los republicanos, la columna se convirtió en un ensayo de poco menos de 200 páginas que combina datos, sucesos históricos y testimonios propios que definen de forma provocativa pero ingeniosa el por qué político del fin del orgasmo femenino. Ghodsee no es una nostálgica del pasado pero su libro podría ser calificado por un ciudadano estadounidense medio como un Kalashnikov AK-47 apuntando directamente al despacho oval. Y es que, los resultados de la lectura son bastante significativos: hay una encuesta realizada después de la unificación sexual alemana que encontró que las mujeres de Alemania Oriental tenían el doble de orgasmos que las mujeres de Alemania Occidental. 

S: La defensa de el socialismo o el comunismo en un sistema capitalista (sin alternativa) podría ser muy complicado. Desde el principio, defiendes la idea de que no estás siendo nostálgica del pasado soviético. Pero, ¿qué sería lo primero que deberíamos rescatar del socialismo para mejorar este sistema?

K: Lo primero sería valorar a las personas sobre las ganancias, en lugar de priorizar siempre las ganancias sobre las personas. Gran parte de nuestra sociedad capitalista moderna se centra en la búsqueda de la riqueza a toda costa.

Nuestra obsesión actual con el crecimiento económico y la expansión interminable de los mercados de bienes de consumo (principalmente por cosas que realmente no necesitamos) está matando al planeta, exacerbando la desigualdad de ingresos y socavando la felicidad humana. Mire la epidemia de opioides en los Estados Unidos. Las compañías farmacéuticas se enriquecieron a expensas de decenas de miles de víctimas a quienes médicos sin escrúpulos les recetaron analgésicos adictivos. Las compañías de combustibles fósiles llenan sus arcas a expensas de nuestros hijos y nietos que tendrán que sobrevivir en un planeta menos habitable. Pero mientras los accionistas obtengan sus dividendos, los CEOs obtienen sus bonos, y todo está bien en Wall Street. ¿Cuánto tiempo más podemos hacer esto? Entonces, el primer paso es una reevaluación de nuestros valores y el fin de la búsqueda sin sentido del crecimiento económico en aras del crecimiento económico.

Valentina Tereshkova, primera mujer en ir al espacio

S: ¿Qué efecto tuvieron las relaciones entre hombres y mujeres durante el socialismo para generar cambios estructurales? ¿Crees que lo mantienen a tiempo o que la llegada del capitalismo a las sociedades orientales lo rompió todo? (Recuerdo los cazadores de fortuna rusos o las trabajadoras sexuales ucranianas)

K: Las relaciones heterosexuales entre hombres y mujeres siempre serán más equitativas en las sociedades donde existen redes de seguridad social más grandes para apoyar la independencia económica de las mujeres. Las políticas estatales deliberadas para promover la educación y formación de las mujeres, así como aquellas que ayudan a combinar el trabajo y las responsabilidades familiares, tendrán un impacto duradero. La llegada del capitalismo en Europa del Este afectó a muchas mujeres al expulsarlas de la fuerza laboral, pero todavía hay muchos legados positivos de estas políticas.

Por ejemplo, un estudio de 2018 sobre “Matemáticas, niñas y socialismo” examinó un sólido conjunto de datos de calificaciones académicas en matemáticas junto con los puntos de exámenes estandarizados. Utilizando la antigua división de Alemania como un experimento natural para aislar los efectos históricos de la educación capitalista versus la educación socialista estatal, y controlando las diferencias en las condiciones económicas y los estilos de enseñanza, los investigadores descubrieron que las adolescentes en la antigua parte oriental del país superaron a sus homólogos alemanes occidentales en términos de cerrar la brecha de género con los niños. Al comparar aún más los puntos de las pruebas estandarizadas para niños en todo el continente, los autores también encontraron evidencia de que “la brecha de género en matemáticas es menor en los países europeos que solían ser parte del bloque soviético, en comparación con el resto de Europa”. En algunos países socialistas, la brecha de género en la aptitud matemática desapareció por completo. Los países de Europa del Este todavía tienen los porcentajes más altos de mujeres que trabajan en el sector tecnológico. En 2018, ocho de los diez principales países con la mayor proporción de mujeres que trabajan en empresas de alta tecnología estaban en Europa del Este. Entonces, vemos que a largo plazo la intervención del gobierno en nombre de los derechos de las mujeres realmente cambia la dinámica de género entre hombres y mujeres.

S: Uno de los temas principales es la teoría de la economía sexual o el intercambio de sexo por recursos. Al final, la aceptaste en un sistema de mercado. ¿En qué sentido está teniendo lugar la teoría de la economía sexual en las sociedades occidentales?

K: En realidad, creo que la teoría de la economía sexual tiene algunos problemas reales porque supone que las mujeres “naturalmente” tienen libidos más bajos que los hombres, lo cual no es cierto. En cambio, las mujeres históricamente han suprimido sus libidos debido a las demandas sociales y religiosas de la pureza de las mujeres y por el valor económico que se le da a la virginidad y la modestia en las sociedades patriarcales. Pero sí me parece curioso que la teoría de la economía sexual reconozca que el cortejo heterosexual es cada vez más una transacción de mercado, y que en las sociedades donde las mujeres dependen económicamente de los hombres es más probable que tengan que cambiar su sexualidad por recursos no sexuales. Los teóricos de la economía sexual están básicamente de acuerdo con más de 150 años de teorías socialistas sobre los derechos de las mujeres.

En general, las economías capitalistas occidentales devalúan el trabajo de cuidado (cuidado de niños, cuidado de ancianos o cuidado de enfermos y enfermos) porque se realiza en el hogar. Mientras las sociedades esperan que este trabajo (que generalmente es realizado por mujeres) se realice fuera de la economía formal, las mujeres seguirán dependiendo económicamente del sostén familiar (que generalmente es un hombre). Esta relación de dependencia le da al hombre poder en una relación, lo que dificulta que las mujeres abandonen relaciones abusivas, insalubres o infelices. Solo en sociedades donde las mujeres tienen alguna forma de independencia económica pueden realmente elegir a sus parejas por amor y afecto mutuo en lugar de consideraciones económicas (como si él es lo suficientemente rico como para mantenerla). Pero esto no solo significa que las mujeres deben salir y trabajar. Significa crear servicios públicos (como jardines de infancia) para apoyar el equilibrio laboral y familiar de las mujeres.

S: Respecto al trabajo, el capitalismo se beneficia del patriarcado a través de la división sexual del trabajo. Como consecuencia, hay mujeres que son relegadas a un trabajo específico como la educación o el cuidado de niños o ancianos. Por ejemplo, ¿crees que es compatible ser feminista con tener una empleada doméstica?

K: Depende de su definición de la palabra “feminista”. Si va a promover su propia agenda feminista a través de la explotación de otras mujeres, por ejemplo, buscando una empleada doméstica o niñera más barata posible (tal vez una inmigrante o una mujer pobre con menos educación), entonces usted sería la clásica “feminista burguesa”. Estas son feministas que solo se preocupan por superar la discriminación en sus lugares de trabajo y universidades, y abogan por la igualdad sexual con los hombres en los niveles más altos de la sociedad (en los negocios, la política , las artes, etc.). Les importan poco las preocupaciones de las mujeres trabajadoras. Así que no llamaría a estas mujeres feministas en absoluto. Las llamaría egoístas femeninas. Pero un tipo diferente de feminista puede contratar a una empleada doméstica o una niñera con un salario decente y tratarlas con respeto y dignidad. Apoyará a los sindicatos para que las trabajadoras domésticas mejoren sus condiciones de trabajo y reduzcan su explotación. El trabajo doméstico es trabajo y debe ser compensado de manera justa como cualquier otro trabajo. Si está realmente preocupado por los derechos de las mujeres, debe estar preocupado por los derechos de todas las mujeres y debe tratar de encontrar solidaridad entre las líneas de clase.

Las “feministas burguesas” sólo se preocupan por superar la discriminación en sus lugares de trabajo. Les importa poco las preocupaciones de las mujeres trabajadoras. Así que no las llamaría feministas en absoluto”

S: ¿Qué opinas sobre el feminismo mainstream que ha comido el capitalismo? ¿Son compatibles el feminismo y la moda?

K: Desafortunadamente, el feminismo dominante se ha vuelto cómplice del capitalismo neoliberal. La filósofa Nancy Fraser sostiene que los capitalistas utilizaron a las feministas para luchar contra el patriarcado. Durante un tiempo, el capitalismo y el patriarcado trabajaron juntos, pero el patriarcado siempre ha resistido la mercantilización de la familia. Después de la década de 1980, cuando la mercantilización de nuestras vidas privadas comenzó a aumentar, el capital necesitaba aplastar el patriarcado para expandir aún más los mercados, y las feministas estaban felices de ayudar. Por lo tanto, el feminismo liberal allanó el camino para la privatización de todo lo que vemos hoy.

La editora de moda Diana Vreeland solía decir: “la moda va y viene, pero el estilo continúa para siempre”. En términos de feminismo y moda, estoy de acuerdo con Vreeland. El feminismo es incompatible con la moda si piensas en la moda como algo que una industria con fines de lucro produce para vender constantemente cosas nuevas a clientes que ya tienen armarios llenos de ropa.

El feminismo es incompatible con la moda si piensas en la moda como algo que una industria con fines de lucro produce para vender constantemente cosas nuevas a clientes que ya tienen armarios llenos de ropa

Pero el feminismo y el estilo son definitivamente compatibles. Tener su propio sentido de lo que le gusta y encontrar y tener la creatividad para tomar sus propias decisiones puede ser muy enriquecedor. Las personas pueden forjar su propio sentido del estilo fuera de los caprichos cambiantes de la industria de la moda.

S: En este mismo sentido, ¿hay un intento de lograr la igualdad de género (más cuotas para mujeres en instituciones y empresas privadas, movimiento feminista en todo el mundo …) pero sin ninguna intención de cambiar el sistema capitalista o alentar a la masa crítica?

K: Creo que todas las feministas deben ser socialistas si quieren alguna forma de intervención estatal para corregir las deficiencias del mercado en términos de la devaluación del trabajo de cuidado. Los mercados sólo pueden empoderar a las mujeres sin hijos. Y tal vez por eso estamos viendo un colapso tan precipitado de las tasas de natalidad en los países capitalistas avanzados. Las mujeres saben que su trabajo de cuidado es esencialmente inútil en una economía capitalista moderna, por lo que eligen limitar o renunciar a la maternidad. Pero si las mujeres quieren tener hijos y alguna forma de independencia económica, necesitarán ayuda de las políticas sociales progresivas implementadas por el estado. Creo que el feminismo necesita socialismo si quiere trabajar para todas las mujeres.

Creo que todas las feministas deben ser socialistas si quieren alguna forma de intervención estatal para corregir las deficiencias del mercado en términos de la devaluación del trabajo de cuidado

S: Habla al final del libro del surgimiento del socialismo entre los jóvenes. Ya no tienen miedo de defender el socialismo y podemos verlo con el apoyo de líderes como Bernie Sanders, Jeremy Corbyn, Alexandra Ocasio Cortez … ¿Cómo ve esta transformación política a través de las generaciones? Y haciendo relación al libro, ¿Cuánto tiempo llevará volver a tener buen sexo?

K: Hablaré sobre los Estados Unidos, que es el país que mejor conozco. En términos generales, el socialismo tiene una reputación terrible en los Estados Unidos debido a los legados del macartismo y el ‘Temor rojo”, y la continua histeria de Fox News y Alt-Right. Pero desde la crisis financiera de 2008, la reputación del capitalismo es en realidad peor entre las personas menores de 35 años. Las cosas están empezando a cambiar, porque los jóvenes están comenzando a darse cuenta de que en un país democrático el gobierno no es un poder extraño que intenta interferir con tu vida. El gobierno representa la voluntad de la gente, y la gente está harta de vivir con el ciclo de auge y caída de los mercados financieros.

Los graduados universitarios estadounidenses tienen 1,5 billones de dólares en deudas estudiantiles, lo que los convertirá en servidores contratados para sus futuros empleadores. Sin atención médica nacional, una enfermedad grave puede llevar a la bancarrota a cualquier familia, incluso a quienes tienen seguro. La economía hace imposible comprar una casa o formar una familia, la desigualdad de ingresos otorga privilegios injustos a los hijos de los súper ricos y el cambio climático amenaza el futuro de todo el planeta. Ninguna de estas cosas son problemas que el mercado pueda resolver, por lo que los jóvenes buscan grandes soluciones a los grandes problemas. Y eso significa mirar al gobierno para ayudar a cambiar las cosas. En Estados Unidos, mirar al gobierno significa “socialismo”.

No sé cuánto tiempo llevará llegar allí, pero soy optimista sobre la pasión y el ingenio de la próxima generación. Sé por mi largo estudio de Europa del Este que el mundo puede cambiar en un día. Todos podríamos tener mejor sexo antes de lo que pensamos.