Nací en Alicante en el año 1982, con una explosiva mezcla interna de disconformidad y curiosidad que no tardó en brotar y que me hicieron marchar de la península a los dieciocho años a explorar, a aprender, a corroborar lo que los libros de historia decían, y a expresar mis descubrimientos con arte. Música, literatura, fotografía y pintura.

Trabajé en un viñedo en Francia antes de marcharme a Dinamarca, donde aprendí mucho sobre granjas y sus animales, y donde en paralelo descubrí la fotografía. Luego marché a Irlanda, y el hecho de que hubiese música, cada día, en cada esquina, acabó contagiándome.

Así que estudié jazz y blues mientras me dedicaba a cuidar de minusválidos hasta que me hice un hueco en una banda.

Cinco años después, cuando pensé que ya lo había hecho todo con la música, me fui a la India, estudié cocina y volví a Europa, al punto más septentrional de toda ella: Tromso, donde hasta el día de hoy me enfoqué en escribir sobre antropología, problemas sociales e historia.

Todos estos años, he estado utilizando mi tiempo libre para realizar expediciones que con el tiempo y experiencia, se han ido tornando extremas. Visitando tribus perdidas en el desierto. Buscando la versión más pura del ser humano. Gobi, Atacama. En las faldas del Hindu Kush. En los Himalayas. En los Andes.

Seguí con la cocina y trabajos puntuales de freelancer como guía de montaña hasta que en el año 2016 lo dejé todo para dar la vuelta al mundo en bicicleta. Al regresar a Noruega, a finales de 2017, yo pensaba que había terminado con mis viajes, pues aún no sabía lo fortuita que es la vida y, en Septiembre del 2018, me embarqué en otra aventura.

Desde el altiplano del Pamir, la ruta de la Seda, siguiendo los pasos de Alejandro de Macedonia, y Marco Polo, cruzaría el Hindu Kush, hacia los Himalayas, e iría buscando el este en mi brújula. Myanmar, Laos, Vietnam, donde espero aprender mucho sobre historia y migraciones humanas, y pueda compartir mis relatos, hasta que me encuentre con el océano. Entonces volveré a Europa.