La Línea de Fuego

Estado de (mal)estar : el derecho a estar triste en la sociedad de la abundancia

“Estar hasta las narices es un mal común, pero le ponemos nombres más complejos para poder vivir con ello”. Estas palabras las pronuncia Elin, una mujer cansada de ser una esposa y madre ejemplar y de atender a pacientes que se autodiagnostican en Google y buscan curas imposibles a sus problemas. Ella es la protagonista de la novela ‘Estado de malestar‘, una crítica mordaz a nuestra actual sociedad realizada por Nina Lykke, quien con esta novela se ha consagrado como una de las mejores escritoras nórdicas.

Elin nos define en muchos aspectos. Disfruta viendo series de amor como ‘Outlander’ mientras se toma su copita de vino (o algunas, depende de lo duro que haya sido su día) y piensa en cómo le ha ido el día. Aparentemente no tiene ningún motivo para no ser feliz. ¿Pero quién decide eso? Un día, sin querer, le manda una solicitud a su novio de la adolescencia y su vida cambia por completo. ¿Realmente está viviendo la vida que quiere vivir? ¿Por qué ha elegido ese camino? ¿Es ella alguien especial o simplemente es una ciudadana más en este complejo mundo? A lo largo de esta novela, Elin describe y critica sin ningún tipo de pudor los pormenores de vivir en la sociedad de la abundancia.

Photo by Henar Langa on Unsplash

La pandemia y la crisis económica han extendido sus tentáculos más allá de las cuentas corrientes, desgastando a una generación en búsqueda continua de oportunidades. La ansiedad y la depresión han vuelto y lo han hecho para quedarse. Comer más o menos de lo normal o incluso no tener hambre. Tener malestar, dolores de cabeza o dificultad para concentrarse: son algunos de los síntomas que sufren las personas que se encuentran como Elin, buscando su lugar en una sociedad en constante cambio.

¿Tenemos derecho a todo?

“Tal vez sea eso lo que al final nos anima a levantarnos por la mañana, esa firme creencia de que somos especiales, de que somos una excepción”, asegura la protagonista de esta historia. Sin embargo hay personas que van más allá y exigen constantemente, como “el Rebelde”, o en términos médicos, ese paciente que “le gusta ser como Papá Noel y es generoso con los fondos públicos. El Rebelde opina que todo el mundo tiene que tenerlo todo siempre. “Es un derecho legítimo” es la frase preferida del Rebelde, y si alguien quiere algo, siempre y cuando se trate de prestaciones sociales, en ese mismo momento se lo ha ganado”.

Vivimos en una sociedad que está harta de esperar. De esperar que llegue el verano, de encontrar la calma, el amor de nuestra vida o el trabajo perfecto

Vivimos en una sociedad que está harta de esperar. De esperar que llegue el verano, de encontrar la calma, el amor de nuestra vida o el trabajo perfecto. Sin embargo, no somos conscientes de que en el simple acto de esperar, incluso en la consulta del médico, podemos encontrar la respuesta a muchos de nuestros problemas. En esta novela, galardonada con el Premio Brage, el más importante galardón literario de Noruega, la autora critica con una ironía socrática el estado de bienestar contemporáneo.

La protagonista de esta historia considera que “nadie conoce las modas populares mejor que un médico de familia”. A través de sus pacientes disecciona algunos de los aspectos que nos definen como sociedad. Lykke sigue el legado de autores como Karl Ove Knausgård, cuyo estilo minuciosamente descriptivo se ha comparado con el del novelista francés Proust. Knausgård defiende la teoría de que “decir lo que los demás esperan escuchar es una forma de mentir”, algo que Elin no está dispuesta a consentir. La autora de esta novela nos obliga en cada capítulo a enfrentarnos a verdades que duelen y que por mucho que queramos esconder, siempre aparecen de un modo u otro en nuestra cabeza.

La ley de Jante

La crítica social a través del humor ha convertido a Elin en uno de los símbolos de esta década. El desarrollo económico de la sociedad nórdica les ha llevado a ser víctimas de la Ley de Jante, un concepto ficticio diseñado por el autor danés/noruego Aksel Sandemose en su novela ‘Un refugiado sobre sus límites’. Según su teoría, la Ley de Jante sería un modelo de comportamiento donde se piensa más en el propio grupo o colectivo que en la propia persona y se critica, en ocasiones, el éxito o los logros personales. ¿En qué momento hemos dejado de pensar en nosotros mismos?

“Ya he pasado los cincuenta, y aún así, he vuelto a esta vieja rebeldía infantil, como si una parte adolescente de mí hubiera estado durmiendo en alguna parte y ahora se hubiera despertado y hubiera devorado a la parte adulta de un solo bocado”

La felicidad en los tiempos modernos

“Ya he pasado los cincuenta, y aún así, he vuelto a esta vieja rebeldía infantil, como si una parte adolescente de mí hubiera estado durmiendo en alguna parte y ahora se hubiera despertado y hubiera devorado a la parte adulta de un solo bocado”, sentencia Elin. ‘Estado de malestar’ es una obra única que nos hace reflexionar sobre qué es lo realmente importante en la vida. Asimismo nos recuerda la importancia de cuidarnos a través de pequeños detalles, ya que somos y siempre seremos nuestro activo más valioso. No hay nada como confiar en uno mismo.

“Cada uno tiene una historia y una capacidad propia e individual para enroscarse en sus propias complejidades. No existen las criaturas simples”. Ni tampoco la felicidad eterna. Es el momento de rebelarse y de reivindicar nuestro derecho a estar cansados, a estar tristes y a no ser perfectos. No queremos una Ley de Jante a la española. Queremos simplemente vivir a nuestra manera.