Dani Pacheco: “Me gusta entender la música como la suma de diferentes partes que forman un todo”

Decía el gran Andrés Calamaro que la música es el territorio donde nada nos hace año. Es nuestro refugio. El cantautor Daniel Pacheco encontró en ‘Alpha’ un lugar en donde
enfrentarse a la vida. Y el próximo 4 de abril compartirá su secreto con el mundo en un
concierto que se celebrará en el teatro OFF de La Latina.

‘Alpha’ es el título de su álbum. Un título que hace referencia a la primera letra del
alfabeto griego y representa el inicio de algo nuevo en contraposición con Omega, que
representa el final. “Cuando comencé a componer el álbum venía de la disolución de mi
anterior proyecto, HYMALAYA, una banda con la que había estado tocando y girando varios años. Después de esto, sentí que la grabación de mi primer trabajo en solitario simbolizaba el inicio de una nueva etapa después de poner fin a otra. Tanto el título como el arte del disco hacen referencia a la idea de comenzar desde cero, ya que es una idea que fue muy recurrente durante aquella época”, explica.

Este artista considera que lo que define su música es sus “ganas de evolucionar constantemente”. Al igual que otros muchos compositores, Daniel escucha música
cada día; recibiendo así nuevas influencias que le llevan a nuevos caminos que explorar y
nuevas formas de llegar a su público. “Me gusta entender las composiciones como la suma de diferentes partes que forman un todo y cada una de esas partes (concepto, melodía, letra…) son elementos que puedes ir trabajando poco a poco y que te llevan a ir creciendo como artista”.

Decía también Calamaro que él escribía canciones porque le gustaba cantarlas: sin letra, no tendría nada para cantar. “El fuego sagrado es la voluntad para agarrar la guitarra. La inspiración propia de los autores es la voluntad de sentarse a tocar o de abrir el cuaderno. Creo que ése es el movimiento más importante, porque el gran esfuerzo es sentarse a tocar, o tomar lápiz y papel”.

Algo parecido le ocurre a Pacheco. “Hay ciertos pasos que suelen darse cuando compongo una canción. Sin embargo, nunca sé cuándo va a pasar”. Decepción e ilusión son dos de los sentimientos que aparecen en ese proceso. “Me he pasado meses frustrado intentando componer algo sin resultado y otras épocas en las que todo parecía que me salía rodado”, afirma.

En su opinión, todo depende de cómo te encuentres personalmente en ese momento concreto. El proceso de composición para él comienza en dar primero con una melodía que le lleva a crear una letra. “Suelo pensar que es una forma de autoanálisis, pararte a ver cómo puedes traducir lo que vamos acumulando dentro las personas según las cosas que nos pasan”. Además, considera que es inevitable que cualquier persona que haga música deje en mayor o menor medida una leve firma en la canción en la que toca.

“Es esta firma precisamente lo que le convierte en artista porque está plasmando una parte de él”, apunta antes de contar que desde que arrancó este proyecto ha tenido la suerte de tocar con músicos que a pesar de no ser compositores contaban con un estilo definido que les permitía diferenciarse de otros, ya que a base de recibir influencias y tener un recorrido a sus espaldas habían perfilado su propio estilo.

El próximo 4 de abril se subirá al escenario en formato banda. Sin embargo, le encantaría
hacerlo junto a Quique González. “Creo que los años y su trayectoria lo han convertido una auténtica leyenda de la música española, ha conseguido perfilar su propio estilo y fusiona muchas influencias y referencias en las que me veo muy reflejado”.

Canciones sobre experiencias humanas

Hacer música es una forma de expresarse o de reconstruirse emocionalmente. Algunas de las canciones de este artista te hacen viajar al pasado para entender el presente. Hay un hilo conductor que no es más que el periodo que transcurrió mientras las componía. Esto hace que se aborden diferentes temáticas en cierta manera conectadas.

“En las canciones hablo de experiencias humanas y éstas se parecen entre ellas, sean del tipo que sean. Una de las cosas que más me enorgullece del disco es que he conseguido plasmar ideas o sensaciones que llevaba dentro de una forma en la que me veo fielmente representando sin ningún tipo de titubeo. El hilo conductor de Alpha no es otro que las vivencias que he acumulado durante un periodo de tiempo y que he conseguido plasmar en canciones, a partir de ahí, algunas se parecen más entre ellas y otras menos”, matiza.

Teniendo en cuenta los títulos de sus canciones, Dani Pacheco cree que, si un día le dieran la opción de estar entre el cielo y el infierno, creer en algo nuevo o seguir cayendo, elegiría creer en algo nuevo ya que siempre intenta estar en conexión con la idea de avanzar, de no quedarse estancado. “A pesar de que las cosas no vienen siempre del todo fáciles creo que es importante sacar fuerzas para seguir adelante sea en la música o en cualquier otro aspecto de la vida. La elegí para abrir el disco porque quería empezar con esa idea tan positiva y que está inspirada en una reunión con un grupo de amigos, los cuales, pasado el tiempo habían seguido adelante con sus vidas a pesar de que algunos habían encontrado algunos obstáculos. Me pareció una buena enseñanza que extraer de todo aquello y el hecho de que además escribiera una canción al respecto, una forma acertada de arrancar un proyecto tan importante para mí”.

En uno de sus temas llamado ‘Gigantes verdes’ dice tener claro cuál es tu sitio. Un sitio que poco a poco quiere seguir construyendo. “No sé reconocer en que sitio me encuentro ahora musicalmente hablando. Es lógico que los años pasan y probablemente no sea el mismo que antes, pero sí noto que algo va cambiando. Quiero seguir grabando discos y haciendo canciones porque es algo que me gusta hacer, aunque nunca termine de tener claro a dónde me lleve. En este sentido, me gustaría seguir en esta línea durante muchos años más, feliz de subirme en escenarios, conocer ciudades y componer canciones. Lo que venga a raíz de todo eso, en gran parte de no depende de uno y procuro no obsesionarme con ello”.

A corto plazo, este joven artista se subirá a los escenarios de los teatros OFF de La Latina para descubrirnos su refugio en un viaje que le llevará a visitar diferentes escenarios a lo largo de este año en el que seguir creciendo y creyendo que vale la pena vivir por la música.