Recomendaciones seriéfilas británicas para esta temporada

Fotograma de There She Goes, vía DigitalSpy.

En plena era de la inmediatez, somos más de series que de pelis. Este mundo construido a base de prisas no da para ver una buena película todas las noches, y la industria ha tomado el pulso a la realidad y ha comenzado a realizar producciones a la altura de las mejores obras cinematográficas. Aunque esto no es nada nuevo, cada vez más podemos encontrar en la parrilla (también gracias a Netflix, Hulu y demás) auténticas obras maestras para todos los gustos. Quizá sorprenda la afirmación de que los británicos son los reyes de la buena ficción en formato serie, cuando son sus primos estadounidenses los que llevan la delantera en cuanto a espectáculo, pero lo cierto es que desde UK se están haciendo verdaderas maravillas, y de eso os vengo a hablar hoy.

Dejando de lado bombazos más conocidos que proceden de las islas británicas, como Juego de Tronos, Downton Abbey, Sherlock o nuestros Peaky Fokin’ Blinders, la televisión británica apuesta por temas arriesgados, actores reconocidos y una producción menos espectacular pero más cuidada. Un gran ejemplo de ello es There She Goes, recientemente estrenada en BBC Four. Protagonizada por David Tennant (sí, el escocés despeinado de Broadchurch, Doctor Who y más) y Jessica Hynes, la serie sigue la vida de un matrimonio cuya hija tiene una discapacidad, un tema que, sorprendentemente, casi nadie había tratado en las series hasta ahora. En forma de tragicomedia, con ese trasfondo y esos actores, promete convertirse en serie de culto (minoritario, pero culto), como también parece que vaya a suceder con The Little Drummer Girl, en formato miniserie y basada en un thriller de John Le Carré, con un reparto que incluye a habituales del cine y la televisión británicas y que sigue a Charlie, una joven actriz que se ve inmersa de pronto en el mundo del espionaje.

Pero si hay una serie que desde La Línea de Fuego no nos podemos perder es The Bletchley Circle: San Francisco, una coproducción británica y canadiense.Se estrenó este mismo verano y pone el foco en cuatro mujeres dotadas de inteligencia y habilidades extraordinarias, las cuales usan para resolver crímenes que han pasado desapercibidos. Tiene lugar en la ciudad de San Francisco, y recupera la serie original, The Bletchley Circle, que fue cancelada en su momento pese a que llegó a tener cierto éxito. ¿Puede su premisa sonar mejor? Esta producción se une así a la segunda de las apuestas con mejor pinta (y más distintas) de  la temporada, Wanderlustprotagonizada por la gran Toni Collette, sobre un matrimonio cuya vida sexual está en crisis. Parten de esa premisa para explorar las relaciones y sus límites en el mundo moderno.

Natalie Dormer en Picnic at Hanging Rock, vía Indiewire.

Para cambiar de tercio, Call the Midwife¿Os suena? No es exactamente nueva (de hecho, ya van por su séptima temporada), pero es uno de los period dramas más populares en Reino Unido, y aquí, por alguna extraña razón, no se le ha hecho mucho caso. Trata uno de los temas que más gustan en las islas británicas: el aftermath de la II Guerra Mundial, pero desde el punto de vista de un grupo de enfermeras y matronas del East End londinense. Es la más british de la lista, así que será la mejor opción si es lo que buscas.

Junto a la historia y los crímenes, el otro gran tema siempre presente en la televisión británica es la literatura, y no puedo dejar de recomendar, aunque sea una producción australiana, la adaptación del clásico Picnic at Hanging Rock de Joan Lindsey, protagonizada en formato miniserie por la maravillosa actriz inglesa Natalie Dormer.

Y, para terminar, algunas recomendaciones que aunque no sean recientes no pueden faltar en la lista: Patrick Melrose, Penny Dreadful Broadchurch. Ah, y el auténtico bombazo de la temporada: Killing Eve. Y dos más que no son británicas pero bien merecen un visionado: The Romanoffs (de los creadores de Mad Men) y Maniac. ¡Ya está, lo prometo!