Libros para pasar el verano

Por fin ha venido el calor -el caloret- y con él llega las horas de piscina o playa, según lo afortunada que seas, o conformarte con un flash y un ventilador en tu piso. Y para acompañar las soporíferas horas en que no puedes salir a la calle porque te abrasa el asfalto, qué mejor que un libro. Piénsalo: historias que te enganchen, aprendes y además no se gasta la batería. Todo ventajas. Así que ahí va nuestra lista de libros con los que puedes pasar el verano de tu vida.

    • Historias del Kronen, de José Ángel Mañas. Verano noventero en Madrid, sexo drogas y punk. El tema que trató Mañas en este libro – y en las crónicas del Kronen en general- no pasa de moda. Da igual si tuviste 20 años en los 90 o si los tienes ahora. El desgarro existencial y las dudas generacionales no pasan de moda.

 

    • Quiéreme siempre, Nuria Gago. Uno de los descubrimientos de este año. Novela ganadora del Premio Azorín, nos transporta a una Barcelona reparadora, donde no solo aprender de los errores sino también de otras vidas. Lectura ligerita con reflexiones para cualquiera.

 

    • En esta noche, en este mundo, de Alejandra Pizarnik. Siempre me gusta recomendar poesía y esta vez le toca a una de las autoras contemporáneas que más se está convirtiendo en clásico. Random House ha publicado, además, este poemario en una edición muy cuca y muy baratita, apta para todas las carteras y para llevar en el bolsillo. Poesía portátil, la llaman.

 

    • La catedral del mar, de Idelfonso Falcones. Aprovechando que están emitiendo la serie, si te gusta la novela histórica puedes hacerte con uno de los ejemplares de bolsillo que están sacando a raudales. Muy en la tónica de Los pilares de la tierra pero mucho más asequible y llevadera en su lectura, hace que nos paseemos por la Barcelona medieval durante la construcción de la catedral de Santa María del Mar.

 

    • La mirada del otro, de Fernando G. Delgado. Aoarentemente sencillo, en esta novela de escasas 200 páginas encontramos enfrascados los sentimientos y el erotismo más recónditos entre la realidad y las ensoñaciones, la soledad y el desamparo.

 

    • Pájaros de fuego, Anaïs Nin. ¿Relato erótico más allá de 50 sombras? ¿Qué me dices? Pues sí, ni más ni menos que una de las pocas mujeres que se atrevió a hacerlo en los años 40. Dicen que los escribió por encargo para un millonario y no fue hasta la década de los 70 cuando vieron la luz públicamente. ¿Y te los vas a perder?
    • La composición de la sal, de Magela Baudoin. Estamos perdiendo la otrora buena costumbre de los cuentos y en esta recopilación de 14 pequeños títulos vas a poder encontrar un refugio con pequeños relatos que no te dejarán indiferente, siempre insinuando más que enseñando. Además, fue premio García Márquez de Cuento en el año 2015, ¿algo más?

Deja un comentario