Libros para pasar el verano

Por fin ha venido el calor -el caloret- y con él llega las horas de piscina o playa, según lo afortunada que seas, o conformarte con un flash y un ventilador en tu piso. Y para acompañar las soporíferas horas en que no puedes salir a la calle porque te abrasa el asfalto, qué mejor que un libro. Piénsalo: historias que te enganchen, aprendes y además no se gasta la batería. Todo ventajas. Así que ahí va nuestra lista de libros con los que puedes pasar el verano de tu vida.

    • Historias del Kronen, de José Ángel Mañas. Verano noventero en Madrid, sexo drogas y punk. El tema que trató Mañas en este libro – y en las crónicas del Kronen en general- no pasa de moda. Da igual si tuviste 20 años en los 90 o si los tienes ahora. El desgarro existencial y las dudas generacionales no pasan de moda.

 

    • Quiéreme siempre, Nuria Gago. Uno de los descubrimientos de este año. Novela ganadora del Premio Azorín, nos transporta a una Barcelona reparadora, donde no solo aprender de los errores sino también de otras vidas. Lectura ligerita con reflexiones para cualquiera.

 

    • En esta noche, en este mundo, de Alejandra Pizarnik. Siempre me gusta recomendar poesía y esta vez le toca a una de las autoras contemporáneas que más se está convirtiendo en clásico. Random House ha publicado, además, este poemario en una edición muy cuca y muy baratita, apta para todas las carteras y para llevar en el bolsillo. Poesía portátil, la llaman.

 

    • La catedral del mar, de Idelfonso Falcones. Aprovechando que están emitiendo la serie, si te gusta la novela histórica puedes hacerte con uno de los ejemplares de bolsillo que están sacando a raudales. Muy en la tónica de Los pilares de la tierra pero mucho más asequible y llevadera en su lectura, hace que nos paseemos por la Barcelona medieval durante la construcción de la catedral de Santa María del Mar.

 

    • La mirada del otro, de Fernando G. Delgado. Aoarentemente sencillo, en esta novela de escasas 200 páginas encontramos enfrascados los sentimientos y el erotismo más recónditos entre la realidad y las ensoñaciones, la soledad y el desamparo.

 

    • Pájaros de fuego, Anaïs Nin. ¿Relato erótico más allá de 50 sombras? ¿Qué me dices? Pues sí, ni más ni menos que una de las pocas mujeres que se atrevió a hacerlo en los años 40. Dicen que los escribió por encargo para un millonario y no fue hasta la década de los 70 cuando vieron la luz públicamente. ¿Y te los vas a perder?
    • La composición de la sal, de Magela Baudoin. Estamos perdiendo la otrora buena costumbre de los cuentos y en esta recopilación de 14 pequeños títulos vas a poder encontrar un refugio con pequeños relatos que no te dejarán indiferente, siempre insinuando más que enseñando. Además, fue premio García Márquez de Cuento en el año 2015, ¿algo más?