Cuando la edad acaba borrándote el sentido

Tenemos la falsa creencia de que vamos a ser eternos, que nuestra vida es super importante y con el paso del tiempo nos damos cuenta que somos un grano de arena en el universo.

Creemos que siempre podremos cuidar de nosotros mismos, que no llegaremos a ser mayores y que si llegamos probablemente no necesitaremos ayuda porque somos fuertes y porque eso seguro que le pasa a los demás pero no a mí. Estamos jodidamente confundidos.

Una de las personas que siempre he creído más fuertes en mi familia está dejando de ser ella, se está apagando poco a poco y nosotros asistimos a los acontecimientos sin saber muy bien qué hacer o qué decir.

Su vida fue dura, tuvo 5 hijos y dos abortos, trabajó día y noche en el campo y su festín de bodas fue comer uvas del campo en el que trabajaba. Fue una mujer luchadora, siempre pendiente de sus hijos y cuando llegaron sus nietos no cambió la cosa. Pasó de dar su vida por sus hijos a dar su vida por sus nietos, porque creía que ese era el papel que le tocaba asumir en la vida, no importaba que le pasara a ella, lo que importaba era lo que nos pasaba a los demás.

Todo lo que fue de aquella extraordinaria mujer queda ya bien poco y lo que más pena me da es que a veces el ser humano parecer no tener memoria quedándonos siempre con lo último que vivimos.

Cómo es la vida de dura y cómo es la edad que acaba borrando todo lo que eres y te acaba convirtiendo en una persona totalmente desconocida.