Una historia del rock a golpe de ilustración

Susana Monteagudo y Marta Colomer (Tutticonfetti), con su libro.

David Bowie, Pink Floyd, Elvis, el punk, el brit pop, el grunge, los sempiternos Beatles, Patti Smith, las chicas Riot, The Doors, Janis Joplin… y un sinfín de nombres. Todos tienen en común una cosa: conforman la historia dorada del rock & roll en sus distintas vertientes. Susana Monteagudo y Marta Colomer (Tutticonfetti) son dos creadoras que acaban de sacar un libro ilustrado que repasa la historia del terreno de leyendas que es el rock. It’s only rock & roll (a lo que una se ve casi obligada a responder en su cabeza But I like it!), editado por Lunwerg, construye, mediante una cuidadísima selección, que prácticamente no se deja a nadie en el tintero, y mediante unas ilustraciones con la combinación perfecta de fidelidad y originalidad, la historia del rock, y nos acerca a sus figuras más reconocidas. Como nosotras somos melómanas de pro, quisimos hablar con ellas:

¿Cómo os surge la idea de este libro?

Susana: Hay noches que a las tantas se me ocurren cosas. Algunas pierden la gracia al día siguiente. Otras ganan fuerza. Esta fue de las segundas. Me rondaba la idea de un libro sobre el rock de carácter didáctico, sencillo, conciso y divertido que pudiera interesar a un público muy diverso y de cualquier edad. Con la idea reposada me senté a hablar con mi amiga e ilustradora Marta Colomer, que es la primera en llegar al bar El Cinco en nuestras noches de chicas. A partir de entonces fuimos un equipo. Lanzamos la propuesta a Lunwerg y nos contestaron casi al día siguiente.

¿Cómo fue el proceso creativo? De elección de músicos/as, de contenidos…

S: Pensé (ingenua de mí) que el trabajo más costoso sería la elaboración del índice. No quería olvidarme de nada. Estuve varias semanas tomando apuntes. A menudo me venía un “¡Hostia! Que me dejo a (pon un nombre importante aquí)” y lo apuntaba donde me pillara. Cuando la cosa fue estabilizándose tuve que pasar por el mal trago de deshacerme de algunos nombres y aceptar que me iba a caer la del pulpo. Pero no cabía todo. Y luego ya vino lo de escribir, que también tuvo su complicación. Sobre todo porque el formato suponía resumir a lo mínimo, y a ver cómo reduces a ocho líneas carreras como la de David Bowie, por poner un ejemplo…

Se le ha achacado muchas veces al rock que sus letras eran machistas, que era un territorio de hombres…pero a la vez no se puede negar su impacto cultural y su calidad musical. ¿Cómo habéis enfocado ese aspecto para visibilizar a las mujeres?

S: Desde el principio tuvimos claro Marta y yo que el libro iba a tener cierta perspectiva de género. Primero porque somos mujeres. Mujeres feministas (que en mi opinión son sinónimos). Y segundo, porque un libro de contenido didáctico debe cuidar especialmente este tema y presentar modelos femeninos a seguir. La historia del rock, como la historia en general por desgracia, ha sido injusta con las mujeres y queríamos reivindicarlas. Si bien el rollo machuno ha calado hondo en todo lo que rodea el rock y era evidente que no podíamos reinventar la historia, sí hubo mujeres que consiguieron sobresalir entre tanta testosterona. Y aquellas heroínas (Sister Rosetta Tharpe, Janis Joplin, Patti Smith o PJ Harvey entre otras) están muy presentes en las páginas del libro. Y sí, también hablamos del movimiento Riot Grrrl.

¿Teníais algún público en mente durante el proceso creativo?

S: Sí, los teníamos todos. Desde personas no iniciadas, a adolescentes que solo han oído hablar de los Beatles, a fans más puntuales de Queen o U2 hasta gente que te discute, como en la peli High Fidelity, si el nombre de una álbum empieza o no por “The”. La cuestión era intentar hacer un libro entretenido y atractivo que pudiera satisfacer a un público amplio.

Como melómana os tengo que decir que es un gusto ver que no os habéis dejado ninguno de los movimientos grandes, por eso me interesa tanto… ¿Cómo es vuestra relación con la música?

S: Mi relación con la música es la más estable que he tenido nunca. Siempre me ha gustado. Me inicié a través de las bandas sonoras y luego tuve la suerte de tener a mi amiga Merche y mi hermana Carmen como aliadas. Nos metimos en la escena valenciana en mitad de lo que se denominó “La explosión naranja”, leíamos y colaborábamos en fanzines, íbamos a todos los conciertos que  podíamos, incluso tuvimos un programa de radio, Sueños andróginos. ¡Todo eso en la era pre-Internet, cuando aún te pasaban las maquetas en casetes! Después participé durante más de quince años en la coordinación (junto al padre de mis hijos, Raül) de la edición valenciana de Mondo Sonoro. Ah, también tengo un libro,  100 canciones de adultos para oír con niños, y realizo actividades y conciertos familiares… Y más cosas relacionadas con la música que vendrán, pero que de momento no puedo desvelar.

Marta: Mi relación con la música  es mucho menos intensa que la de Susana, al menos a partir de la adolescencia donde sí que estaba bastante obsesionada. Mi hermana gemela y yo juntábamos la paga de varias semanas para poder comprarnos el Rockdelux y todas las revistas de música que se nos pusieran por delante, y la consumíamos masivamente, sobre todo a través de la radio. Ya en la actualidad me ha dado cuenta de cuánto me he perdido  a través de este libro, que me ha descubierto grupos, canciones e historias maravillosas que no conocía.

¿Hay algún grupo o músico/a que consideréis imprescindible a nivel personal y se os haya quedado fuera?

S: Uf, ya he hecho por colarlos de una u otra manera aunque sea sólo de pasada. Una es fan hasta la médula.

M: Yo personalmente echo de menos a mi querida Cyndi (Lauper), pero, como dice Susana, hubo un momento que se tenía que recortar por algún lado.

Si tuvierais que elegir uno de los capítulos, o de las ilustraciones, ¿con cuál os quedaríais?

S: Esta es una pregunta difícil, porque hemos puesto esmero en cada uno de los capítulos y al final el resultado ha sido muy satisfactorio. Quizá estoy especialmente contenta con las páginas de PJ Harvey, tanto por contenido como por la ilustración en la que sale mostrando sus axilas peludas.

M: Pues yo me quedaría con la página de Joni Mitchell y con su ilustración; la conocía de pasada pero Susana me ha descubierto la grandeza de esta mujer.

Por último, pregunta obligada: ¿cómo veis el panorama de la música ahora mismo?

Ni mejor ni peor que nunca. No somos especialmente nostálgicas ni creemos en lo de “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Desde nuestro punto de vista nos encontramos en un momento en el que hay mucha música de calidad hecha por mujeres y eso nos enorgullece. De hecho, el último capítulo del libro está prácticamente dedicado a ellas.

S: Me gusta estar al día todo lo que puedo. Sí es cierto que viví con intensidad mi juventud musical, pero ahora mismo se hace mucho rock interesante por ahí. Otra cuestión sería pararnos a analizar cuáles son los intereses de las nuevas generaciones y si éstos ponen en peligro la supervivencia del rock. Para mí el rock es una actitud que, más allá de lo meramente musical, va mutando con los tiempos o yendo y viniendo como las modas. Dudo mucho que desaparezca. Y si lo hace, pues nada, le haremos un bonito funeral. ¡Me pido elegir las canciones!