El caso de los másters fantasma

Si hace dos semanas era la presidenta de esta nuestra comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, la que daba el campanazo con su máster de dudosa procedencia, esta misma semana la guinda al pastel la ha puesto su compañero de partido Pablo Casado. Partido y Master, dicen, aunque en diferentes años pero con mismos resultados. La cosa es que Casado afirma que él también tiene su Máster en Derecho Autonómico y Local de la Rey Juan Carlos, señores, y que normal que Cristina no sepa dónde está su TFM, porque él no sabe ni si fue o no a clase.

La baza de Casado es que su máster lo cursó antes de la maravillosa instauración del Plan Bolonia y la movida no estaba tan reglada como ahora, que eran mucho más laxos en eso de ir a clases y hacer exámenes y trabajos finales. Uno de los profesores, incluso, ha declarado que, más que no ir a clase, Pablo no aparece en las listas. Él dice que no se acuerda de ir a clase pero que tiene cuatro trabajos, oye, y que le convalidaron un puñado de asignaturas por no sé qué.  Y que, además, viajó a Harvard sin salir de Madrid. Qué suerte, Pablo.

Aun así debemos tener fe en ellos. No han faltado todos esos que han salido a decir que no es tan raro, que total, todos inflamos un poquitín el currículum. Pero que sin duda, vaya sinvergüenza ese tal Escolar que se las da de periodista sin haber acabado la carrera. Aunque él nunca lo haya ocultado. Ni haya malversado documentos oficiales para que digan que hay lo que no hay. El tal Escolar, canalla donde los haya, solo se ha preocupado por airear a través de su periódico que ellos nos estaban mintiendo. Una vez más. Maldito seas.

Lo cierto es (y para los que nos dedicamos a esta profesión es algo muy obvio) que no es necesario tener un papel que acredite un título universitario para ser Periodista. No eres periodista por eso, sino por el hecho de ejercer el Periodismo de la manera más honesta que se puede. Y destapando las mentiras del poder es una de esas formas. Bendito Escolar.

Deja un comentario