Las cinco lecturas de La Línea de Fuego – del 19 al 25 de marzo –

La polémica del máster de Cifuentes, la investigación del asesinato de Gabriel o el arresto de Puigdemont han protagonizado los titulares de esta semana. Sin embargo, ha habido otros temas que también han dado mucho de que hablar o que nos han hecho reflexionar. Desde La Línea de Fuego recogemos los artículos que más nos gustaron esta semana:

La mujer escandalosa.  Elvira Lindo comienza este artículo de opinión de la siguiente manera: “Hay niños fabulosos que se transforman en hombres vulgares, y jóvenes llenas de luz que pierden el brillo. No tiene por qué depender de los contratiempos, hay veces que ese apagamiento responde sencillamente a un abandono prematuro, como a una falta de rebeldía, a una entrega perezosa a la inacción. Cuando te encuentras en el ecuador de todos los ciclos de la vida, con una memoria viva de lo que fuiste de niña, cierta aprensión hacia los recuerdos de juventud y disfrutando del aplomo de la madurez, tratas de imaginar en qué tipo de vieja te convertirás, sea cual sea el momento en que el adjetivo te defina al andar por la calle”.

La globalización no tiene marcha atrás. Miguel Otero hace un análisis sobre la globalización en este artículo de opinión que invita a reflexionar de la siguiente manera: “La globalización y las nuevas tecnologías, dos fuerzas humanas que se retroalimentan, han producido una brecha económica y social enorme, sobre todo en Europa y EE UU. Algunos piensan que hay que dar marcha atrás y volver a los años sesenta pero eso no es posible. La globalización o explota o seguirá avanzando. Eso significa que el trabajador europeo, bien sea de clase obrera sin formación o de clase media con un trabajo eminentemente mecánico, se enfrenta a dos tsunamis: la automatización y la competencia de millones de nuevos trabajadores de los mercados emergentes, principalmente de China e India.”

Gabriel resucita el espíritu de Gamonal. Este artículo publicado en “El Salto Diario” hace un análisis sobre el asesinato de Gabriel. El autor comienza de la siguiente manera: “Ha pasado una semana desde que empezamos a conocer en detalle todo lo que rodeó al asesinato del pequeño Gabriel. Siete días repletos de noticias tan tristes como alarmantes. Adultos capaces de matar a un niño de ocho años y jugar con el sufrimiento de una familia. Otros adultos sedientos de patíbulo que tapan sus frustraciones con peticiones de cadena perpetua y ostentación del racismo. Dirigentes políticos y medios de comunicación rastreros, respectivamente encantados por tener la oportunidad de legislar en caliente y por llenar páginas y programas con audiencias soñadas. Mierda, demasiada mierda. Pero también han sido siete días que han demostrado que sigue habiendo hueco para la esperanza”.

¿Por qué las mujeres cometen menos delitos que los hombres?.  En este artículo publicado en Verne el autor indaga en la evolución de la delincuencia femenina a lo largo de los años. A lo largo del texto podemos encontrar interesantes datos como el que dice que “las estadísticas, año tras año, respaldan estas afirmaciones. Por ejemplo, según el anuario estadístico de 2016 del Ministerio del Interior, el 82,4% de las detenciones e imputaciones por infracciones penales fueron masculinas.Es verdad que las infracciones penales incluyen conductas muy diversas, desde los homicidios hasta la sustracción de vehículos. Pero digámoslo de otra manera: no hay ni una sola infracción penal que las mujeres cometan más que los hombres. Un vistazo a las cárceles apunta en la misma dirección: en enero de 2018, el 92,6% de los presos eran hombres”.

Falsificaciones y falsedades. “Desde el lunes, sabemos que el afán falsario de la izquierda irresponsable va más allá de la Historia y de la manipulación de las noticias. Tras la desgraciada muerte de un mantero por una cardiopatía congénita, Podemos quiere despenalizar «la venta ambulante de productos falsificados”. Con estas palabras, Emilia Landaluce critica la demagogia existente en la sociedad actual.