Cinco obras de teatro que han cambiado mi manera de entender la vida

Decía Federico García Lorca que el teatro es poesía que sale del libro para hacerse humana.  Y esa humanidad la consigue en el momento que alguna obra de teatro nos hace reflexionar sobre nuestra vida. Porque el teatro es así. Te puede hacer reír y llorar al mismo tiempo. Este martes se celebra el “Día Mundial del Teatro” y  por ello, he hecho una pequeña recopilación de las obras que en algún momento, me han hecho cambiar mi forma de entender la vida.

  1. La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca

Probablemente una de las frases más celebres de este libro es aquella que dice que “toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”, o esta otra también conocida en la que Pedro Calderón de la Barca nos recuerda que “el hombre que vive sueña lo que es, hasta despertar”. Bajo esta concepción de la vida como un sueño, los distintos personajes de esta obra analizan la vida y la muerte, el amor y lo más importante, la libertad para decidir sobre nuestras propias vidas.

¿Qué quizá soñando estoy,
aunque despierto me veo?
No sueño, pues toco y creo
lo que he sido y lo que soy.”

  1. Hamlet de Willian Shakespeare

Que el dolor bien se puede llegar a convertir en locura es algo que todo el mundo sabe.  En esta obra el autor trata temas como la traición o la venganza, algo muy recurrente en las obras de este dramaturgo.

¿Y quién ha de deteneros? Nadie en el mundo sino mi voluntad.

  1. Bodas de Sangre de Federico García Lorca

El drama de la vida y de la muerte. El querer y no poder. Son dos sentimientos que aparecen constantemente reflejados en esta obra de arte. Una obra que recrea perfectamente los usos y costumbres de una Andalucía profunda. Para escribir este texto, el autor se basó en un hecho real sucedido en las proximidades del llamado Cortijo del Fraile, en Nijar (Almería). Destaca el gran simbolismo que podemos encontrar entre los distintos actos que dan vida a unos personajes con los que cualquier persona se puede sentir identificado en algún momento de su vida.

El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta.

  1. Casa de muñecas de Henrik Ibsen

Considerada por muchos la primera obra teatral feminista, “Casa de Muñecas” cuenta la historia de una mujer oprimida por una sociedad machista. La protagonista de la historia intenta adaptarse al molde predeterminado de mujer ideal.  Pero a medida que su personaje crece, se revela contra él buscando encontrarse a sí misma. Esta obra fue publicada a finales del siglo XIX generando gran controversia en la sociedad de la época.

 Tengo otros deberes que no son menos sagrados… Mis deberes para conmigo misma.

  1. La autora de las meninas de Ernesto Caballero

Esta obra que se ubica en un futuro no muy lejano trata temas como  el abandono por parte de la sociedad del patrimonio artístico de su país o la importancia de la opinión de los demás en nuestra toma de decisiones. A través del humor, Sor Ángela, la protagonista, nos hace reflexionar sobre en qué dirección va nuestra sociedad.

“La originalidad está sobrevalorada”