¿Y tú? ¿Cuál es tu historia?

Historias que contar que se convierten en sueños. Sueños que necesitan mucho más que una simple ilusión para convertirse en realidad. Realidades que no siempre son como esperábamos. Ser emprendedor no es algo fácil. No, no lo es. Pero tampoco imposible. Cualquier persona que en algún momento de su vida haya decidido lanzarse a esta aventura, será consciente de ello.

La vida es muy corta para perder el tiempo haciendo algo que no nos gusta. Como diría Steve Jobs, cofundador de Apple, nuestro tiempo es muy limitado para desperdiciarlo viviendo la vida de otra persona. Y añadía: “No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir con los resultados de los pensamientos de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahogue tu voz interior. Y lo más importante: ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición. De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario”.

Imagen Saxoprint. Proyecto Alma.

Una vez que la decisión está tomada vienen los primeros problemas “secundarios”; problemas que han llevado a muchas personas a cerrar sus negocios. Uno de ellos es la falta de capacidad técnica para manejar ciertos asuntos o el desconocimiento del sector. Los problemas económicos también suelen estar presentes. El no saber el verdadero estado financiero de la empresa o los gastos innecesarios pueden llevarnos a la quiebra. Darse de alta en el régimen de autónomos, las escasas ayudas que se dan exclusivamente a este sector o la falta de liquidez son algunas de las dificultades a las que hay que hacer frente una vez que quieres poner en marcha tu propio negocio. La falta de liderazgo a la hora de tomar ciertas decisiones, la resistencia al cambio o la falta de la planificación son otros de los problemas más comunes. Sin embargo, la mayor dificultad suele ser encontrar a alguien que crea que nuestro sueño merezca la pena. Es decir, saber venderse.

No estás solo. Claro que no. Siempre habrá alguna persona en el universo que crea en lo mismo que tú. Sólo tienes que encontrarla. Una forma de hacerlo es a través de los distintos concursos que se organizan cada año para apoyar a todas aquellas personas que deciden lanzarse a montar su propia empresa. Por ejemplo, en estos momentos la imprenta Saxoprint está buscando tres historias reales e innovadoras que ayuden a mejorar el mundo en el que vivimos. Todo aquel que esté interesado, tiene hasta el próximo 11 de enero para presentar su candidatura y compartir con el mundo su sueño.

En este caso los tres proyectos ganadores podrán disfrutar del diseño o rediseño de su identidad corporativa, del asesoramiento de un reconocido mentor, de una dotación económica y de un bono de impresión. Y lo más importante: verán como lo que en un principio tan solo era una idea, poco a poco va cogiendo forma convirtiéndose así, en una realidad.

Nicolás Obregón y Jeremy Robledo, ingenieros y creadores de BETER Energy, empresa de ingeniería especializada en consultoría e implementación de energías renovables y eficiencia energética. Ana Beltrán y Eva Sanjuán, arquitectas del estudio Correoviejo y creadoras de ALMA, iniciativa que rehabilita y recupera edificios históricos con el fin de convertirlos en dinamizadores socioculturales del entorno y José Ángel Jiménez y Javier Montaner, ingenieros y emprendedores sociales creadores de Mouse4all, una solución de accesibilidad que aumenta la autonomía, movilidad y privacidad de las personas con discapacidad permitiendo que utilicen tabletas y teléfonos Android sin tocar la pantalla son tres de los ejemplos que nos demuestran que luchar por nuestros sueños es algo que siempre merece la pena.

Decía Walt Disney que nuestros sueños pueden hacerse realidad si encontramos el coraje para perseguirlos. Así que no te dejes llevar por el miedo y cuéntanos, ¿cuál es tu historia?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *