Why we can’t be just friends?

Es bien sabido que en el mundo del feminismo hay tantos feminismos como mujeres. También es bien sabido que dentro de todos estos feminismos hay posiciones que parecen estar enfrentadas de por vida, por ejemplo, el feminismo de la igualdad con el de la diferencia, o, en el tema que aquí nos incumbe, las abolicionistas contra las regulacionistas.

Situémonos, el pasado miércoles twitter echaba humo en el hastag #AmarnaMiller por unas declaraciones que Amarna Miller hizo en una entrevista en el canal de youtube The Tripletz. En estas declaraciones la actriz porno decía básicamente que algunas veces graba escenas sin ganas pero que esto no significa que sea una violación, sino que no siempre tienes deseo sexual pero cuando trabajas en la industria del porno pues tienes que grabar, aunque no te apetezca.

Esto no sería nada descabellado en cualquier empleo pues creo que poca gente acude a su puesto de trabajo deseosa de hacer facturas, fregar suelos, hacer pan o, como dice Amarna, freír patatas en McDonald’s.

Sin embargo, todas sabemos que la industria en la que trabaja Amarna es polémica por todos lados y en el feminismo sobre todo. Cientos de feministas han desenfundado sus teclados y han entrado a twitter para poner el grito en el cielo porque según ellas, Amarna Miller está defendiendo las violaciones con su discurso.

tweets contra amarna 3

Desde mi punto de vista, es muy fácil criticar a una trabajadora del porno o a una prostituta desde la comodidad de tu sillón. Es muy fácil tergiversar todo lo que dice Amarna Miller por el mero hecho de que ella es actriz porno y es privilegiada y ya no sirve para nada su discurso. Si las personas que están en posiciones privilegiadas no mantienen un discurso para conseguir mejores derechos o para visibilizar una profesión tan estigmatizada, ¿quién va a hacerlo?

Creo que se han tergiversado tremendamente las palabras de Amarna puesto que ella no está hablando de consentimiento a la hora de mantener relaciones sino de motivación. Ella está consintiendo tener relaciones, aunque no tenga ganas porque no es una relación íntima de pareja sino una relación laboral. Se puede estar a favor o en contra del porno, a favor o en contra de que se regule la prostitución, se pueden discutir las diversas opiniones desde un debate tranquilo y desde el respeto, pero no se puede linchar a una mujer públicamente en twitter porque no estés de acuerdo con su opinión ni con su discurso.

tweets contra amarna 2

No creo que con este discurso Amarna Miller esté defendiendo las violaciones ni invisibilizándolas en la industria del porno. Por supuesto que hay violaciones en esta industria, pero no es eso de lo que está hablando Amarna, ella está hablando de la falta de motivación para rodar escenas sexuales algunos días. Esta falta de motivación rompe con el mito que dice que todas las actrices pornos son unas mujeres insaciables que están deseoas de sexo día sí y día también. Aunque este mito pueda parecer una locura en distintos ámbitos de la sociedad está aceptado y asumido por otra gran parte de la misma. Es cierto que podríamos recriminarle a Amarna Miller que hablará de esa otra industria del porno en la que hay mujeres violadas o mujeres víctimas de la trata y no solo de su experiencia personal pero no podemos lincharla públicamente por hablar sólo con su voz.

Como feminista cis, blanca y heterosexual soy consciente de todos mis privilegios, pero aun así tengo derecho a expresar todas las opresiones que sufro y todas mis opiniones. Amarna Miller puede ser una privilegiada dentro del mundo del porno, pero sigue teniendo derecho a expresar sus opiniones y merece un mínimo de respeto, al igual que todas. ¿Cuántas de las que han insultado a Amarna deberían revisar sus privilegios antes de hablar?

amarna

Sinceramente a mi como mujer y como feminista me duele leer que otras mujeres se sienten acosadas por el feminismo. Estoy cansada de posiciones encontradas dentro del movimiento, no todo es blanco o negro y la solución está en los grises. No tienes que estar de acuerdo con todo lo que dice Amarna Miller ni con su forma de vivir, pero tampoco puedes coger su discurso y adaptarlo a tus posiciones abolicionistas para desacreditar a una mujer que ha sido valiente a la hora de exponer su experiencia y que no deja de denunciar las penosas condiciones de una industria multimillonaria.

Soy consciente de el por qué las abolicionistas quieren acabar con la prostitución. Pero siempre se me plantea el problema de qué hacer con las mujeres que no quieren salir de ahí, que no quieren que las rescatemos de las garras de la industria del sexo. No me siento con autoridad para decidir por ninguna mujer y aunque no soy capaz de posicionarme en cuanto al debate abolicionismo o regulacionismo, no me parece justo que se acose a las mujeres que tienen una posición distinta a la tuya. Tampoco me parece que se desacredite todo el discurso de un feminismo que no es el tuyo porque al final todas tenemos el mismo objetivo: destruir el patriarcado.