La degeneración democrática hacia el populismo

Por Carmen Sánchez (@edhelgrim)

“¿Qué es el populismo? Ante todo, la política irresponsable y demagógica de unos gobernantes que no vacilan en sacrificar el futuro de una sociedad por un presente efímero”. Ésta es la definición de este fenómeno político que Mario Vargas Llosa da en el prólogo de El estallido del populismo, un libro coordinado por Álvaro Vargas Llosa y publicado por Planeta que recoge las visiones de diferentes autores sobre el populismo que cada vez se vuelve más omnipresente a nivel global en nuestros días.

“En el primer mundo, el populismo adopta, sin escrúpulo alguno, la máscara de una derecha nacionalista que supuestamente defiende la soberanía nacional de injerencias foráneas, sean económicas, religiosas o raciales”, continua el académico en este prólogo. A sus palabras le siguen un total de dieciséis ensayos divididos en tres partes: una primera dedicada a Estados Unidos y el caso Trump, una segunda, mucho más extensa, dedicada a América Latina (donde se analizan los casos de países como Cuba, Brasil, Venezuela, Argentina, Ecuador, Colombia o Chile) y una última que se centra en Europa, poniendo de especial relieve el Brexit, el auge de la ultraderecha en países como Francia o el caso de Podemos. Entre los firmantes se encuentran Enrique Krauze, Carlos Alberto Montaner, Cayetana Álvarez de Toledo o María Corina Machado.

Según explicaron en la presentación de la obra, el fin de estos textos es “hacer ciudadanos mejor informados. Para Vargas Llosa, el populismo “lleva a los países a una catástrofe económica”, lo que repercute en el “regreso a la tribu, al nacionalismo, el rechazo a todo lo que es distinto”.

El coordinador de los textos y responsable de la parte dedicada al caso Trump, Álvaro Vargas Llosa, habló del libro como “una carta de batalla, un libro de combate” que esgrimen “como un aldabonazo en la conciencia”. En sus propias palabras, el populismo se ha vitalizado, con lo que este libro tiene una vigencia universal donde encontrar “cómo, cuándo, dónde y por qué surge el populismo y cómo combatirlo”.

Si bien los autores declaran la democracia como un sistema perfectible, todos ellos coinciden en la superioridad de este sistema sobre otros precisamente por esta capacidad de flexibilidad de revisión de los pilares que la sostienen. “El populismo no se enfrenta a la democracia, sino que aparece como una forma superior”, sostienen.

Según los autores, los medios de comunicación tienen parte de responsabilidad en este auge del populismo. “Lo importante es que cuando no hay libertad o ésta está en peligro, el periodismo independiente es imprescindible”, comentaba Vargas Llosa. Aprovechó la ocasión, también, para hacer una crítica hacia la prensa actual. “Que haya una prensa libre no dice que haya una prensa buena. En muchos casos se ha llevado la prensa al entretenimiento”, matizaba.

Entre todas las visiones vertidas en este libro prevalece la del liberalismo como forma de plantarle cara a los populismo. “No es una lucha entre izquierda y derecha”, explicaba Álvaro Vargas Llosa. “Lo que queremos dar es un mensaje de tolerancia  y defender a unas minorías que tienen sus derechos. No hay una doctrina perfecta, lo que sí que hay es que convivir con la diversidad sin matarse”, apuntaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *