Huelga de hambre contra la violencia machista

Por Belén Diego (@Belensays_)

Ocho mujeres de la Asociación Ve-la-luz llevan desde el 9 de febrero acampadas y en huelga de hambre en la plaza de la puerta de Sol en Madrid. Afirman que estarán en esta situación hasta que los novios, maridos, ex-parejas dejen de asesinar a las mujeres. Es decir, estas ocho valientes mujeres lo que están pidiendo a gritos es lo que todas las feministas llevamos reclamando años, que el terrorismo machista sea una cuestión de Estado.

En La Línea de Fuego hemos querido estar allí, acercarnos a mostrar nuestro apoyo a estas mujeres. Ellas nos han recibido con los brazos abiertos, nos han acogido y nos han contado lo duro que han sido esos primeros días acampadas con lluvia, con frío. Afirman que no necesitan nada, ni mantas ni abrigos, más que la gente vaya hasta allí, firme su petición, hagan ruido con ellas.

Estas ocho mujeres de la Asociación Ve-la-luz, quieren visibilizar la violencia machista, la violencia que sufrimos las mujeres. Nos dicen que quieren cambiar la imagen distorsionada que se transmite de las maltratas, que parecen poco más que “masoquistas”. Inciden en que las muertes y los golpes son solo la punta de un iceberg de violencia diaria contra las mujeres. En esta línea, la monologista Pamela Palenciano acudió el pasado domingo a Sol para mostrar su apoyo y realizar su famoso monólogo “No no sólo duelen los golpes”.

Los poderes políticos siguen haciendo caso omiso a estas mujeres. La violencia machista sólo entra en la agenda política en días señalados como el 25N o el 8M en los que todos los políticos se cuelgan la chapita contra la violencia de género y muestran su apoyo a las víctimas. El resto del año la chapita y todas las propuestas se quedan en los cajones de los despachos, incluso en los despachos más morados y progresistas.

Desde Ve-la-luz notificaron a todos los partidos políticos su decisión de acampar en Sol y de establecer una huelga de hambre. Aún así, nos dicen que no han recibido la visita de ningún político. Puesto que acampar no es legal en Sol, han pedido permiso al Ayuntamiento para poner un puesto de información de 24 horas. Pese a esto ya han recibido dos multas.

Ya son muchos días en huelga de hambre y una de las activistas ha tenido que ser trasladada al hospital. Sin embargo, estas mujeres están recibiendo cada vez más y más apoyo ciudadano, pero nulo por los gobiernos. En las redes sociales se pueden seguir las convocatorias para acudir a Sol a apoyarlas bajo el hastag #ASolVamosTodas.

Vivimos en una sociedad heteropatriarcal, misógina, machista y sexista en la que las mujeres sufrimos una violencia simbólica constante. Algunas incluso una violencia física o sexual. Sin embargo, los poderes políticos no hacen nada para evitarlo más que algunas leyes que si bien son un avance, son insuficientes. Las mujeres de Ve-la-luz están luchando por todas, están hambrientas por todas, pero aún así, conservan energía para conseguir que la violencia machista sea una cuestión de estado. Todxs con Ve-la-luz porque #asolvamostodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *