Qué esperar de la 4ª temporada de Orange is the new black

Por Alba Clemente (@albaclem)

El pasado 17 de junio, y tras un año de espera, se estrenaba la cuarta temporada de la serie Orange is the new black. La política de Netflix no permite revelar sus datos de audiencia pero Nielsen, medidor de audiencias y estudios de mercado, si lo ha hecho. Según este estudio OITNB atrajo a un total de  6.7 millones de espectadores durante sus primeros tres días y es que netflix permite a su usuario ver todos los capítulos de la serie de seguido sin necesidad de esperar una semana para disfrutar del siguiente.

Muchos seguidores de la serie han definido esta cuarta temporada como la más dura de todas y es que el final de la misma deja al espectador en estado de shock tras la muerte de una de sus actrices más queridas. ¿Qué es lo que ha convertido esta temporada en una de las mejores? Aquí os lo contamos:

En el final de la tercera temporada podemos ver como la relación protagonista entre Piper y Alex está cada día más fría y es que Piper abandona a Alex y encuentra el amor en Stella Carlin la presa tatuada más sexi de la serie. Sin embargo, la cuarta temporada acerca de nuevo a las protagonistas y es que pese a que las dos dicen odiarse, la cárcel une y especialmente cuando se trata de malos momentos. En esta temporada Piper es duramente castigada por las latinas quemando su piel con la forma de la esvástica y Alex necesita apoyo después de matar a uno de los funcionarios contratado por su ex jefe para acabar con su vida en la cárcel. Como era de esperar finalmente la pareja protagonista vuelve a darse otra oportunidad pero en esta temporada podemos ver como ambas se toman la relación con precaución y más que amor pasional lo que ambas mantienen es una relación de cariño, respeto y apoyo mutuo. La pareja que hasta ahora era la protagonista de la saga pasa a quedar en un segundo plano en esta temporada y es que capitulo tras capitulo nos damos cuenta de que otras historias comienzan a cobrar mayor protagonismo que la historia de Piper y Alex.

bloggif_577fc3728e86a

Otra de las partes que la tercera temporada había dejado en el aire fue el futuro de Shopia Burset, la presa transgénero que es mandada a aislamiento. Durante varios capítulos de la cuarta temporada sufrimos con ella y hasta creemos que Burset ha muerto intentando llamar la atención de Capuyo. La historia de Burset se trata quizás de una de las pocas historias con final feliz de esta temporada y es que es finalmente mandada de vuelta a Litchfield donde Gloria, que se ha convertido en la única Latina con sensata,  intenta ayudarla a recuperar su pasado.

La aparición de nuevos personajes es otro de los puntos fuertes de esta temporada y el más importante es Judy King, una estrella de la televisión americana. La famosa recién llegada a Litchfield recibirá privilegios jamás vistos en la cárcel pero lejos de tomárselo a mal hará que el resto de las presas intenten acercarse a ella  buscando la fama. La estrella de la televisión llegará incluso  a sucumbir al manejable  Healy y  pondrá en un aprieto amoroso a Joga Yones y Luschek.

bloggif_577fc2a0cb2a9

Sin embargo, lo que define esta temporada es la división de las presas. Asistimos a una guerra de raza y es que las presas se sienten amenazadas entre ellas  creándose así varios grupos como: las latinas, las de raza blanca, las de raza negra y las de raza amarilla (así se califican entre ellas). Todas ellas lucharán por liderar la cárcel en un juego sucio.

Otro de los puntos fuertes de esta temporada y desencadenante de la misma es el acoso que reciben todas las presas de mano de los nuevos funcionarios de la prisión. Debido al final de la tercera temporada, donde podemos ver como las presas huyen de la cárcel y acaban bañándose en un lago, nuevos refuerzos llegan a Litchfield  y es este nuevo staff lo que convierte a esta temporada en la más dura. Abusan de las reclusas, se ríen de ellas, las someten a vejaciones y en uno de los capítulos incitan a “ojos locos” a darle una paliza a otra compañera, paliza que acaba llevando a una de ellas al hospital.

El odio que las presas sienten por los funcionarios impulsa el increíble final de esta temporada: las reclusas, divididas previamente en varios grupos, deciden unirse por la misma causa y en contra de los funcionarios realizan una protesta pacífica intentando así demostrarles su repulsa. Durante la protesta Bayley, el  único funcionario justo, amistoso y bondadoso de todos, ahoga accidentalmente a Poussey que había vivido durante esta temporada un maravilloso romance con Soso. El final deja con la boca abierta al espectador y es que todo ocurre tan deprisa que solo eres consciente de lo que acaba de pasar cuando Taystee, su mejor amiga, rompe a llorar junto  a su cadáver.

Orange Is The New Black S4

La temporada no acaba aquí. Las reclusas se enteran de que Bayley está libre y que la muerte de Poussey es calificada en el exterior como “accidental”  por lo que su verdugo no pagará por lo que ha hecho. Así deciden revelarse contra la cárcel y vengarse de los funcionarios. La temporada acaba con dos de los funcionarios en el suelo mientras Daya le apunta con una pistola.

¿Qué pasará? ¿Será Daya capaz de matar al funcionario que las ha estado maltratando? ¿Cómo intentará arreglar Caputo la situación? De momento tendremos que esperar unos cuantos meses más para ver la quinta temporada.

bloggif_577fc1fbc154d

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *