Día del Libro: El baile horizontal del rosa y el negro

Por Marina Corredor (@BeastInstincts)

Siento la serpiente dentro de mí.

La serpiente soy yo.

 -Lyona

Ficha técnica

Título original – Cuando el negro se hace rosa
Autores
 – Mariadiamantes, Amaia Arrazola, Conrad Roset, David de las Heras, Chamo San, Ricardo Cavolo, María Herreros, Paula Bonet, Sergio Mora, Lyona.
Fecha de publicación – 2016
Editorial – Lunwerg Editores
Páginas – 28
ISBN – 978-84-16489-55-8

Un libro sobre sexo.

Los diez autores que conforman este libro no dan rodeos, ni utilizan elaboradas metáforas para referirse al contenido del libro. En palabras de María Herreros, el aviso de contraportada, esa cita rosa sobre fondo negro, se colocó “para que no haya sorpresas”. Y es que en este libro en formato acordeón no hay nada censurado, ni medias tintas: la explicitud, tanto de las ilustraciones como de los textos, es reina y señora en sus 28 páginas.

Diez estilos diferentes, diez autores que concibieron esta idea en una cena de autónomos, que siguió con una propuesta a la editorial y que culminó con la publicación de diez enfoques diversos de la sexualidad: hay orgías, sexo lésbico, relaciones heterosexuales, autoplacer… Algunas de las numerosas maneras de buscar y encontrar placer. Y creo que es de lo mejor del libro: el hecho de que no haya sólo una sexualidad, sino que se intente abarcar un espectro casi tan grande como la humanidad.

Ilustracion-Maria-Diamantes_116749387_3579574_1706x1280
Ilustración de Mariadiamantes para Cuando el negro se hace rosa.

Esta reunión sexual no sólo tiene ilustración, sino también texto. Hay textos escritos por los propios autores, un fragmento de El libro de los abrazos de Eduardo Galeano, declaraciones de amor (propio) y de intenciones. Una magnífica mezcla de autores y sabores en la que han usado únicamente dos colores, una limitación sustancial pero que da pie a maravillosas combinaciones.

Sin embargo, el formato acordeón del libro resulta a veces difícil de manejar, pero el libro prácticamente no podría estar hecho de otra manera. Es un manuscrito hecho para ser admirado, degustado y paladeado con paciencia y tranquilidad.

Se nota que es un libro mimado, cuidado al detalle (algo que agradecer a Lunwerg), y donde, por primera vez, “siento que hemos hecho fuerzas, por decirlo de algún modo, en una profesión individualista, y hemos logrado invertir el proceso editorial”, cuenta Amaia Arrazola. Ninguna ilustración está fuera de lugar, ni hay un detalle fuera de su sitio. Todas las ilustraciones y textos se buscan, se encuentran y se complementan: una simbiosis excelente y muy disfrutable.

cuando el negro se hace rosa
Ilustración de Conrad Roset para Cuando el negro se hace rosa.

Llegué al libro por Paula Bonet y Conrad Roset, y ha sido una agradable sorpresa encontrar a Lyona entre las páginas, igual que la maravillosa ilustración de Ricardo Cavolo, basada en Selva virgen al atardecer, de Henri Rousseau. Gracias al libro he descubierto a otros ilustradores imperdibles de la escena española, como David de las Heras, Chamo San y Mariadiamantes, cuyos trabajos en el libro me parecen sencillamente increíbles.

El libro desafía a las mentalidades más cerradas, esas mismas que censuran pezones femeninos en Instagram o portadas sutiles de libros sobre la masturbación femenina, esa misma que ve el sexo como algo impuro y dañino. Mi más sincera enhorabuena a los diez ilustradores por haber creado esta pequeña joya que debería anidar en estanterías, mesas de café y aparadores; lugares donde todos pudiésemos deleitarnos con los bailes horizontales del rosa y el negro.

Cuando el negro se hace rosa merece que se bucee a fondo en sus malezas, oscuros, claros y que se deguste con paciencia, calma y la mente bien abierta.

13062425_1145112862174562_6517293474257181456_n
Descarte de Conrad Roset para Cuando el negro se hace rosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *