10 obras de arte para (auto)regalar el Día del Libro

Por Carmen Sánchez (@edhelgrim)

El próximo sábado es la fecha favorita de los lectores. Y es que para los bibliófilos, el día 23 de abril es de esos que se marcan en el calendario con un rotulador fosforito para que se vea bien desde el mes de enero. Es la excusa perfecta, bien para comprarte ese libro que llevas meses queriendo, bien para dejarte caer por alguna librería de segunda mano y salir con suficientes libros para todo el año (o al menos hasta que vuelva a entrarte esa necesidad de comprar libros compulsivamente).

El problema de todo esto es que hay veces que la bibliofilia se nos va de las manos, el ansia se apodera de nosotros y nos vacía el bolsillo. O, simplemente, la oferta es tan grande que elegir un solo libro es demasiado difícil. Por eso nosotros vamos a hacer el trabajo por ti y a acotar toda la oferta a 10 libros que deberías (auto)regalar en el Día del Libro.

(Nota: el orden es totalmente aleatorio. Pero alguno tenía que ser el primero)

Como la mayoría de los que conformamos La Línea de Fuego somos periodistas, tendemos los-ojos-de-la-guerraa barrer para casa. Por lo tanto, si eres periodista o pretendes regalarle un libro a algún loco que se haya metido a este oficio, mi recomendación total absoluta (si no lo has leído, devuelve el título de la carrera a la facultad) es Los ojos de la guerra. Después de este libro, tu vida no volverá a ser como la de antes. Con esta compilación de artículos llevada a cabo por Gervasio Sánchez y Manu Leguineche, en la que leerás firmas que van desde Jon Sistiaga a Felipe Sahagún, pasando por Kapuscinski o incluso Capa, profesarás un respeto total y absoluto por el reportero de guerra. Eso sí, si lo encuentras, guárdalo como un tesoro. Por alguna extraña razón que no logramos entender, está descatalogado. El día que lo encuentres abandonado en alguna librería de antiguo, cógelo, corre a tu casa y no vuelvas a sacarlo de allí.

 

2 Si lo que te van son los clásicos grecolatinos (hay gente para todo, sí, incluso para eso… iliada odiseaSí, yo compré una edición de La Ilíada en griego…), nada como este estuche que compila las dos obras de donde nace el género épico y, prácticamente, toda nuestra literatura. En 2009, La Esfera Libros sacó al mercado un estuche precioso que trae juntos La Ilíada y La Odisea. Sí, cuesta 69 euros. Pero, ¿qué mejor excusa que el día del libro para gastároslos? Y ya sabéis que hay que saber de dónde venimos para saber quiénes somos.

 

vivir para contarla

3. Un premio Nobel. Hablar de libros sin hablar de García Márquez (hoy, precisamente, se cumplen dos años de su muerte), es prácticamente un insulto a la historia de la literatura. Podría recomendar prácticamente cualquiera de sus obras, desde aquel primer librito que publicase a sus 27 años (y por que, lo confieso, tengo una predilección especial), La hojarascahasta Cien años de soledad, pasando por El amor en tiempos del cólera (soy de esas a las que Florentino Ariza le jodió la vida), El coronel no tiene quien le escriba, Del amor y otros demonios, Los funerales de la Mamá Grande o Relato de un náufrago. Sin embargo, esta vez voy a recomendar otro. Vivir para contarlasu autobiografía en forma de relato, el mejor pasaje para adentrarnos en el escritor colombiano.

4. Si te decantas por esa literatura infantil que hay que volver a leer cuando eres mayor, los peter pantítulos pueden ser interminables, pero yo me decanto por Peter Pan. J.M. Barrie nos hizo creer a todos que las hadas existen, que si piensas en cosas bonitas puedes volar, que un dedal puede convertirse en un beso, que todos hemos sido alguna vez niños perdidos y que nunca está de más volver a Nunca Jamás. El niño que nunca crece fue ideado para una obra de teatro, cuyo libreto completo puso a la venta la editorial Neverland en 2009. En 2013, la editorial Akal sacó una edición anotada preciosa con motivo del centenario de la publicación del libro. Merece -y mucho- la pena pagar los 45 euros que cuesta.

5. Actualmente, la poesía es un género totalmente en auge. Y si antes recomendaba a rimbaudHomero para saber quiénes fuimos, en este camino para llegar a quiénes somos hay que pasar invariablemente por los poetas malditos. Ante este calificativo de poetas malditos probablemente la mayoría piense en Baudelaire o Verlaine, pero si hay que recomendar uno, yo me decanto invariablemente por Arthur Rimbaud y su Una temporada en el infierno, mucho mejor si es la edición de Visor con la introducción y la traducción de Gabriel Celaya, otro de los grandes nombres de la Literatura. Rimbaud representa todo (y cuando digo todo, es todo) lo que la figura del poeta representa para la generación de los poetas malditos y su poesía decadente. Como él mismo escribió, “ver lo invisible, oír lo inaudible”. Y eso es precisamente lo que hace Rimbaud en todo este poemario. Obra de arte donde las haya.

 

6. Siguiendo con la poesía, directamente (aunque algo más de un siglo después), de esta idea de los decadentes nace la generación Beat, cuyo autor más reconocido es Jack Kerouac. Sin dharmaembargo, y aunque su nombre resuena mucho últimamente, parece que sólo se conoce de él On the road, pero la realidad es que el escritor estadounidense acumula algunos títulos más a sus espaldas. ¿Uno en especial? Desde mi punto de vista, el libro que mejor define a Kerouac y a todo el mundo que le rodea -y, por ende, a la generación Beat-, es sin duda alguna Los vagabundos del Dharma. Es un libro cortito pero plagado de vivencias e historias reales camufladas que, si se pone atención, acaba por convertirse en un juego para adivinar qué personaje real corresponde al ficticio y qué hechos de los que describe Kerouac son algunos de los más relevantes de esta generación de escritores.

 

7. Y para darle un toque feminista a esta lista de recomendaciones, nada mejor que Beat lr_beat_attitudeAttitude, una antología que reúne algunas de las voces femeninas de la generación Beat. Para mí ha sido uno de los descubrimientos del año (aunque se publicó en febrero de 2015). Denise Lavertov, Elise Cowen, Diane di Prima, Hettie Jones o Anne Waldman son algunas de las mujeres que conforman esta antología. Además, se trata de una edición bilingüe, con lo que -además de aprender inglés-, se puede apreciar perfectamente la manera en la que los poemas están escritos, la escritura automática, el lenguaje llano, sin intervención de la traducción, en la que muchas veces se pierden los matices. Por 15 euros, es uno de los grandes regalos para hacer en estas fechas.

 

8. Si te gusta la literatura, pero también la música -ya se sabe que son dos artes que están pattimuy unidas-, uno de tus imprescindibles tiene que ser Éramos unos niños, de Patti Smith. En sus páginas, Smith recoge sus vivencias desde que conoce a Robert Mapplethorpe hasta la muerte del fotógrafo en 1989. Un paseo por el arte de los 60, 70 y 80, un recordatorio de que si se quiere, se puede, de que estar perdido no significa encontrarse. La foto es la que ilustra la portada del libro, que se puede encontrar en edición bolsillo a un precio bastante asequible. Una vez entras en sus páginas, es imposible que tu manera de ver las cosas no cambie. Sin duda, uno de esos libros que merecen un hueco en cualquier estantería.

9. Y si lo que quieres es algo de poesía actual, mi recomendación va más allá de los autores veinteañerosmás conocidos actualmente y que suelen ocupar los primeros puestos de ventas en las cadenas de librerías. Si Beat Attitude ha sido para mí el descubrimiento poético de este año, el del anterior fue Veinteañeros, de Silvi Orión (Amargord Ediciones, 2015).

Con prólogo de Escandar Algeet y epílogo de Carlos Salem, es el resultado de ese viaje desde los poetas malditos, un retrato de la escritura que nos dejó la generación Beat transportado hasta nuestros días. Uno de esos libros de poesía que no quieres que acaben pero que tampoco quieres dejar de leer.

 

10. Y para acabar estas recomendaciones, no podía pasar -aunque fuese de puntillas- por El pintor de batallas-1uno de mis escritores fetiches: Arturo Pérez-Reverte. Podría recomendar casi cualquiera de sus libros, pero en este caso me divido entre tres de ellos, así que voy a recomendar los tres y la elección queda a gusto del consumidor: El club Dumas, La reina del sur y El pintor de batallasEl primero fue uno de los que más disfruté, allá por mis 15 años: literatura, historia e intriga. Polanski lo adaptó al cine en ‘La novena puerta’, con Johnny Depp como protagonista, en una película que no hace nada de justicia al libro. El segundo, es un fiel reflejo del narcotráfico y todo lo que le rodea, tanto en Latinoamérica como en España. El último, El pintor de batallas es una de las narraciones más crudas que he leído. Con puntos autobiográficos, retrata las guerras yugoslavas con esa acidez e ironía de quien ha visto todo y puede contar la parte más oscura -e inhumana- del ser humano.

2 thoughts on “10 obras de arte para (auto)regalar el Día del Libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *