Por Dios o por Alá

“Hoy Bruselas. ¿Mañana Madrid?”. Son las cuatro palabras bajo las que miembros del colectivo neonazi Hogar Social Madrid atacaron la mezquita de la M-30 el pasado martes como protesta contra los atentados acaecidos en Bélgica. Unas 30 personas atacaron la mezquita lanzando bengalas y botes de humo, además de colgar la pancarta con esas cuatro palabras.

En el momento de los ataques, la mezquita la ocupaban personas que rezaban y que, probablemente, no tendrían ninguna implicacion con los atentados terrotistas perpetrados en Bruselas y París, más allá del pretexto de una supuesta financiación de esta comunidad al Estado Islámico.

Cinco días después de los hechos, lo único que se ha vuelto a saber es que la policía investiga el ataque para tratar de identificar a los autores de la agresión. Sin embargo, está claro que igual que hay muertes de primera y de segunda, también hay culpables y agresores de distinto rango.

Para empezar, este hecho apenas ha tenido repercusión mediática, a pesar de haber sido perpetrado por un colectivo radical -algunos de sus miembros se han reconocido afines al Movimiento Social Republicano de ultraderecha- en contra de una comunidad por tener unas creencias distintas.

Ahora bien, ¿sería la misma la repercusión si en vez de un ataque al Islam en una mezquita por parte de un grupo de neonazis hubiese sido una protesta en sujetador en una capilla cristiana? ¿Y si hubiese sido una obra de teatro con títeres? La respuesta se hace evidente.

De la misma manera, y aunque se han publicado informaciones que aseguran la financiación de viajes a Siria de terroristas desde esta mezquita, parece ser que algunos prefieren tomarse la justicia por su mano, ya sea por Dios o por Alá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *