Mujeres al borde del tren

or Citlati Pérez (@CitlaP)

Foto002

Fotografía: CNN México.

 

Las patronas son un grupo de mujeres que se dedican, como tanto me gusta decir a mí, hacer de este mundo un lugar mejor, ayudan al prójimo, en su caso a los migrantes que viajan a bordo del tren de la bestia. Un tren de mercancías que recorre México de sur a Norte. Estas mujeres originarias de la localidad La Patrona, en Amatlán de los Reyes, Estado de Veracruz dan de comer y beber a todos los que pasan en la bestia.

14 mujeres en total encabezadas por Norma Romero Vázquez que en 2015 celebraron 20 años de ayuda, dos décadas de su vida dedicadas a la labor humanitaria. Preparan todos los días del año sin excepción, comida y agua para regalar a los indocumentados que cruzan el país en busca de mejores oportunidades con la finalidad de llegar a Estado Unidos, el gran imperio del continente americano.

El menú del día: frijoles, arroz y tortillas la base de la comida mexicana, un cereal, una legumbre y las tortillas de maíz capaces de revivir a cualquiera. Si el día ha sido bueno el menú puede tener proteína animal como atún o huevo, incluso fruta o algún postre como pan dulce. Todo depende de las donaciones que reciban, en su mayoría provenientes de comerciantes locales que intentan aportar su granito de arena a este proyecto.

Todo comenzó hace  veinte años cuando una de ellas caminaba de vuelta a casa tras comprar el desayuno, cuando desde  el tren uno de los hombres le pidió la comida que llevaba encima. Fue así como comenzaron las dudas sobre quiénes eran los que viajaban en el tren, porqué les pedían la comida y a dónde iban.

Hoy la situación es diferente, las patronas organizadas cocinan entre una y dos veces al día según los trenes que pasaran, empacan la comida, envasan el agua y anudan las botellas de dos en dos y cuando suena la locomotora, se acercan a las vías distribuidas en diferentes puntos para poder dar la comida y el agua a los inmigrantes.

Su trabajo ha ido poco a poco dándose a conocer, gracias primero a su labor y luego a que hace algunos años reporteros franceses decidieron documentar la historia. Hoy tiempo después ya no les hace falta presentación alguna, el  mundo las conoce y las respeta. En 2013 recibieron el premio Nacional de Derechos Humanos. Ahora se encuentran viajando para promocionar el documental que retrata su historia Llévate mis amores de Arturo González Villaseñor.

Foto001

Norma Romero Vázquez. Fotografía: Miriam Pérez Rubio.

La bestia. 

También conocido como tren de la muerte, es una locomotora que transporta mercancías desde el sur de México en Chiapas al norte del país en los Estados fronterizos con Estados Unidos. Es utilizado por los migrantes en su mayoría centroamericanos para atravesar el país con destino USA y poder cruzar la frontera para empezar una vida mejor.

Las cifras varían ya que muchos se quedan por el camino debido a que son atacados, secuestrados o asaltados por las mafias que copan el trayecto. Pero los números oficiales hablan de entre 400.000 y  500.000 inmigrantes indocumentados que anualmente intentan cruzar México para llegar a su meta.

Estas personas, porque por más que no empeñemos en ponerles el denominante de migrantes  son personas; hijos,  padres, hermanos. Viajan en condiciones difíciles, al tratarse de un tren de mercancías, ellos van en los vagones abiertos o en el techo, pasando frío, calor, hambre, exponiéndose a peligros como caer del tren en movimiento  y sufrir amputaciones, ser atracados, secuestrados o violadas por las mafias que se encuentran en el camino. Muchos de ellos, más de los que se tiene registro mueren en el recorrido, no se tiene contabilidad ya que la mayoría viajan sin documentación o previamente fueron asaltados. Sus familias no sabrán que les sucedió, pensando que los abandonaron cuando quizás están en alguna fosa enterrados sin nombre ni registro.

Programa frontera sur.

El programa frontera sur es un programa gubernamental aprobado en julio de 2014 bajo el gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto. Oficialmente trata de ordenar la frontera sur de México, colindante con Guatemala y Belice y proteger al inmigrante, pero en la realidad intenta impedir que suban al tren.

Desde que se puso en marcha el proyecto, han ido utilizando otros recorridos para cruzar el país y evitar pasos fronterizos, policías y tratar de no subir a la bestia. Lo que les ha llevado por otras vías incluso más peligrosas y desconocidas. Dos años después de su aprobación, la detención de inmigrantes en territorio mexicano ha crecido en un 98% en 2015.

Desde Las Patronas avisan de la disminución de personas que ahora viajan en el tren, han pasado de cocinar unas 800 comidas al día a unas 100.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *