Yo también soy ministérica

Por Marina Corredor (@BeastInstincts)

Ficción española, con historia de España, viajes en el tiempo, humor castizo del bueno (no mamarrachadas)  y una trama bien hilada y planteada. ¿Estamos ante un sueño?

Afortunadamente no. Esta serie existe. Se llama El ministerio del tiempo, y acaba de estrenar su segunda temporada gracias a la presión de su fandom para que la renovaran –todo muy estadounidense. A pesar de tener un presupuesto bajo para cada episodio (alrededor de 530.000/540.000 euros), muy alejado del dinero que disponen por episodio de otras producciones de diversas televisiones públicas europeas, consiguió competir en la franja de noche de los lunes contra Mediaset y Atresmedia. ¿Cuál es la receta para que esta serie haya conseguido tener fandom y un éxito nada desdeñable?

Lo primero de todo, un fandom es “una  palabra de origen inglés que proviene de la contracción de fanatic kingdom (Reino Fan) que se refiere al conjunto de aficionados a algún pasatiempo, persona o fenómeno en particular. Cabe aclarar que el término fandom se asocia sobre todo con los aficionados a la ciencia ficción o a la literatura fantástica. También se suele aplicar a comunidades formadas en Internet que discuten temas relacionados con su afición”. Una agrupación de fans, en pocas palabras. ¿Cuántas series españolas han tenido fandom o una fanbase tan sólida? Me atrevería a decir que ninguna.

Estos fans de El ministerio del tiempo no sólo comentan la serie en Twitter, si no que hacen teorías, escriben historias de los personajes de la serie, crean ilustraciones… Y ninguna otra serie de televisión española ha llegado tan lejos en este sentido. No, Aquí no hay quién viva ni La que se avecina, ni Con el culo al aire, por poner un par de ejemplos, tienen fandomCuéntame cómo pasó podría acercarse a ese fenómeno, pero los logros conseguidos por la serie de Javier y Pablo Olivares no tienen parangón.

10904123_10153085034817904_2655124640255844866_o

La patrulla protagonista: Amelia Folch, Julián Martínez y Alonso de Entrerríos.

La serie cuenta las aventuras de tres patrulleros del Ministerio del Tiempo; Amelia Folch (el cerebro del comando y una de las primeras universitarias en España a finales del s.XIX), Alonso de Entrerríos (la fuerza bruta de la patrulla, y un soldado de los tercios de Flandes), y Julián Martínez (un enfermero de 2015 excesivamente valeroso y con poco apego a su vida) viajarán por distintos episodios de la historia de España para evitar cambiar el curso de los acontecimientos. En este ministerio también nos encontramos a sus jefes: Ernesto Jiménez e Irene Larra, además del subsecretario Salvador Martí, ante los que deberán rendir cuentas después de cada misión.

Se han dicho muchas cosas malas del Ministerio, como que es un quiero-y-no-puedo de Doctor Who, la gran serie de la BBC. Pero nada más lejos de la realidad: Doctor Who parte de un planteamiento completamente distinto: los protagonistas pueden viajar al futuro, al pasado, a diversas galaxias y otros puntos del espacio-tiempo con la ayuda de una TARDIS (Time And Relative Dimensions ISpace; Tiempo Y Dimensiones Relativas en el Espacio), y sin embargo, los patrulleros del ministerio pueden acudir al pasado y regresar al tiempo presente, pero nunca podrán viajar a un futuro más allá del suyo, ni a otras dimensiones. Tal y como se dice en la serie:

El tiempo es el que es

Tiene también detractores (incluidas aquellas personas que piensan que lo que viene de la televisión pública es incomestible), pero siguen siendo más los fans que alaban las maravillas de esta serie. Ha conseguido que, por ejemplo, figuras históricas como Lope de Vega hayan sido trending topic en Twitter y ha suscitado interés en conocer la historia de España, cosa que de otra manera quizás no hubiese pasado.

descarga

Viajes en el tiempo, historia, humor… El Ministerio del Tiempo tiene muchos ingredientes para ser un éxito total.

Este formato de serie ha sido exportado ya a varios países, y no es la primera vez que TVE consigue mandar ideas de sus series, o los derechos de explotación de las mismas, fuera de nuestras fronteras. Uno de los casos más recientes ha sido el de Los misterios de Laura, cuya renovación seguimos esperando, que ha sido comprada por la NBC y actualmente va por su segunda temporada. El planteamiento troncal de la serie sigue siendo el mismo, aunque los casos y otros detalles han pasado a ser mucho más estadounidenses.

El ministerio del tiempo ha logrado colocar de nuevo a TVE en las audiencias de los lunes, compitiendo con programas tan fuertes como Casados a primera vista (Antena3) y Un príncipe para tres princesas (Cuatro). No será la serie perfecta, pero cuenta con muchos ingredientes positivos para hacer de ella el ejemplo a seguir en la ficción española.

TVE ha arriesgado y ha acertado al emitir esta gran serie, llena de buenísimos actores del panorama español y que rompe con la casposidad, el mamarracheo y el machismo que encontramos en otras series de cadenas privadas.

Disfruten del viaje durante los 13 capítulos de la siguiente temporada, y nos vemos al otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *