Esto no es serio

MARIANOOOO

El viernes tuvo lugar la última reunión de la ronda de contactos que estaba llevando a cabo el Rey, Felipe VI, con los partidos políticos representados en la Cámara Baja para designar un candidato a una próxima investidura. El monarca comenzó con los partidos con menor representación dejando en último lugar al Partido Popular.

En los titulares de los periódicos del día anterior a la reunión con Mariano Rajoy, el presidente en funciones defendía que si era designado candidato por el Rey, lo afrontaría “con fuerza”. Parecía que por fin Rajoy iba a mostrar su lado más seguro de cara a formar gobierno.

En medio de este ataque de fuerza de Rajoy, el candidato socialista, Pedro Sánchez, daba muestras de pasividad dejando entrever que no actuaría hasta que Mariano Rajoy no fracasara en una primera sesión de investidura. Mientras tanto, Albert Rivera, que se presentó ante en Rey como un “mediador” entre la izquierda y la derecha, seguía dando vueltas sobre sí mismo sin saber hacia qué lado inclinarse.

Pablo Iglesias, en este marco, se ha decantado por eliminar las líneas rojas: echar de lado el referéndum catalán en favor de la flexibilidad para llegar a acuerdos y conformar una coalición de izquierdas. Además, el mismo viernes le ha propuesto al socialista un pacto con la condición de que él sea el vicepresidente.

Y en medio de este baile de reuniones, Felipe VI ha decidido plantearle al que ha sido el presidente del gobierno en la última legislatura presentarse como candidato a la investidura tal y como marca la ley. Sin embargo, parece ser que a Mariano la fuerza ya no le acompaña.

A las puertas del fin de semana, en el comunicado emitido por Casa Real acerca del encuentro, el líder de los populares ha declinado la oferta del monarca. Más tarde, en una comparecencia en Moncloa, ha explicado que mantiene su candidatura a la Presidencia del Gobierno, y ha argumentado que no tiene los apoyos suficientes y que sería vano acudir a un debate de investidura puesto que no lo ganaría, menos cuando los demás partidos le están poniendo ojitos al PSOE y Pedro Sánchez cada día se ve más como presidente.

Estas declaraciones de Rajoy llegan precisamente en el momento en que el acercamiento entre PSOE y Podemos es más evidente que nunca. Es obvio que Mariano ha dado un paso hacia la retaguardia esperando ganar tiempo y con ello continuar en el sueño de la Gran Coalición y, ya de paso, satisfacer los deseos de Frau Merkel y el FMI.

Ahora habrá que ver si la fórmula del tiempo de PP pisará las intenciones de pacto de Sánchez cuando es él quien está más fuerte que nunca.

Esto no es serio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *