Lo que ocurrió en la política en 2015 que marcará 2016

Por Tatiana Arenas (@tatianaarenas_)

Si por algo ha estado marcado el 2015 ha sido por su ritmo frenético en cuanto a actualidad política en España. La consolidación de nuevas fuerzas políticas, el resultado de unas elecciones autonómicas y municipales, el desafío del problema territorial en Cataluña o un parlamento lleno de colores resultante del 20D son sólo algunos de esos movimientos en la política española que han marcado la agenda de todos los medios de comunicación el pasado año. Pero estos vuelcos no pueden solo entenderse en el pasado, de hecho el 2016 se presenta como un año repleto de desafíos para encauzar todos esos cambios políticos que nuestra política ha vivido en 2015.

LAS AUTONÓMICAS Y LAS MUNICIPALES CONFIRMARON UN NUEVO ESCENARIO

El 24 de mayo del 2015 tuvo lugar la segunda cita electoral del 2015, las elecciones autonómicas y municipales que arrojaron aires de cambio.

Algo habían dejado augurar las primeras elecciones autonómicas que se adelantaron en Andalucía en marzo y que dieron una victoria al PSOE Andaluz pero con necesidad de apoyos para alzar a la presidencia a Susana Díaz. Fue Ciudadanos el partido que hizo de llave al apoyar la investidura de la socialista después de más de un mes de negociaciones. Fue el debate de investidura más largo de la historia de Andalucía y también primera vez en la que un partido nuevo establecía diálogo con uno de los tradicionales para llegar a acuerdos de apoyo.

Esto que se dio en Andalucía, se daría más tarde cuando se comprobó que los resultados de las elecciones municipales nada tenían que ver con mayorías absolutas y que iba a ser necesario ponerse de acuerdo con otros partidos, lo primero para formar un gobierno autonómico y para investir a un presidente. Ciudadanos y Podemos fueron los partidos esenciales para llegar a esos acuerdos.

El PP perdió tres de las siete comunidades donde fue el partido más votado: Aragón, donde pactó el PSOE con Podemos; Valencia, donde el PSOE llegó a acuerdos con Compromís y con Podemos y Cantabria donde el Partido Regionalista Cántabro (PRC) estableció alianza con los socialistas. El partido liderado por Pablo Iglesias también pactó con el PSOE en Extremadura, Castilla La Mancha y Baleares.

Con los apoyo de Ciudadanos, el PP logró gobernar en la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja. Otros pactos destacables fueron los llevados a cabo en Canarias, donde Coalición Canaria (CC) y PSOE) llevaron a gobernar a los nacionalistas canarios; Navarra, donde el acuerdo entre EH Bildu, Podemos y Geroa Bai dio la presidencia a Uxue Barkos.

002_Ada-Colau-y-Manuela-Carmena-en_54431079811_51351706917_600_226_ShortHeader.jpg

A pesar de los cambios de gobiernos y los pactos en las autonomías, destacaron más si caben los gobiernos resultantes en las principales ciudades de España. Podemos no concurrió a las elecciones municipales en solitario, pero a través de la confluencia con otras formaciones. Así, tras los resultados y las posteriores negociaciones Manuela Carmena de Ahora Madrid llegó a la alcaldía de Madrid, Ada Colau de BComú logró ser la alcaldesa de Barcelona, Jose María González ‘Kichi’ resultó alcalde de Cádiz por Cádiz sí se puede, Xulio Ferreiro lidera el Ayuntamiento de A Coruña desde la candidatura Marea Atlántica y Pedro Santisteve llegó a la alcaldía de Zaragoza por Zaragonza Sï Se Puede.

Las ya denominadas ‘alcaldías del cambio’ marcaron los comicios municipales y las autonómicas estuvieron marcadas por el diálogo para llegar a la formación de gobiernos. Un cambio real que empezó a augurar lo que iba a resultar de las generales.

‘PORTAZOS’ ENTRE NUEVOS LÍDERES

Mucho se ha hablado este año sobre el candidato a Izquierda Unida, Alberto Garzón, y sobre su afinidad política con el líder de Podemos, Pablo Iglesias

Un líder que no ha cesado en el intento de revivir el pulso de su formación y ha insistido en la confluencia entre partidos y en las candidaturas de unidad popular como pasaporte a ganar las elecciones generales. Esas insistencias llegaron en forma de llamada también a Podemos, que ya concurrió con IU en candidaturas para las elecciones municipales.

Alberto y Pablo se dieron el primer ‘no’ en julio del 2015 cuando los líderes de ambas formaciones no se pusieron de acuerdos para unir sus partidos y concurrir a las generales juntos. Sin embargo, el tema no terminó aquí y este primer desencuentro propició la aparición de Ahora Común, un espacio de confluencia de partidos al que Alberto Garzón sí decidió unirse.

No fue hasta octubre del mismo año cuando Podemos dio el ‘portazo’ definitivo a las negociaciones con Alberto Garzón cuando éste rechazó de manera definitiva su propuesta de incluirse en las listas de la formación morada. Garzón pidió confluencia, pero Iglesias insistió en que Alberto participara en el proyecto de Podemos alejado de su actual formación, Izquierda Unida.

iglesias-garzon-2406

Este rechazo definitivo de Alberto a dejar IU y pasar a formar parte de Podemos cerró la puerta a cualquier negociación más y Garzón continuó su proyecto con Ahora en Común, que pasó a ser Unidad Popular, donde salió vencedor de las primarias que la plataforma realizó para liderarla de cara a las generales.

El resultado de las elecciones generales dejó a la candidatura encabezada por Garzón con sólo dos escaños, frente a los sesenta y nueve que reunió Podemos. Nunca podremos saber si la confluencia habría mejorado estas cifras, o si por el contrario las habría hecho caer.

EL ‘TRANSFUGUISMO’

En este 2015 el baile de partidos ha traído también un baile de candidatos que, aunque solo fuera por días, resultó el tema más repetido en las preguntas de los periodistas a los principales dirigentes.

Entre los más sonados estuvo el actor Toni Cantó que movió su ficha a Ciudadanos después de haber sido diputado por UPyD en el Congreso la última legislatura. Cantó decidió continuar su carrera política en el partido de Albert Rivera cuando en julio del 2015 perdió el congreso a la dirección de UPyD junto con la candidatura que defendía: ‘Renovadores’, propuesta por la diputada Irene Lozano.

Tras esta derrota la dirección de la formación magenta quedó en las manos de Andrés Herzog e Irene Lozano encontró su sitio también fuera de UPyD, esta vez la marcha fue hacia el PSOE. La entrada de Irene Lozano al PSOE tuvo sus pormenores y a los socialistas les llovieron las críticas ya que, la diputada de UPyD cuando estaba en el Congreso había lanzado duras críticas en contra de los socialistas. Pero todo aquello parecía olvidado y Pedro Sánchez colocó a Lozano como número 4 en las listas por Madrid para concurrir a las generales. Siguieron lloviendo las críticas externas mientras que la elegida no pedía disculpas por las graves acusaciones que en su día lanzó contra el PSOE.

1445177180383

Otra incorporación sonada fue la de la ex novia de Pablo Iglesias, Tania Sánchez, a las listas de Podemos. La que fue diputada autonómica por IU en la Asamblea de Madrid abandonó su formación en 2015 y lo contó abiertamente insistiendo en que no iba a pasar a Podemos. Sin embargo, a los pocos meses confirmó su entrada en el partido de su ex novio. Tania concurrió a las generales como número 6 por Madrid.

Tanto Toni Cantó, como Irene Lozano y Tania Sánchez, sea como fuere, han logrado su objetivo, un escaño en la legislatura más determinante de la política española.

EL RESURGIR DEL INDEPENDENTISMO

Los problemas territoriales en España no son una lacra actual, sin embargo este 2015 se ha hablado más que nunca de Cataluña y de la cuna de independentistas que alberga.

Ya en el 2014 el president de la Generalitat, Artur Mas, desafió a las decisiones del Gobierno Central convocando un referéndum el 9 de noviembre, era de esperar que la aventura independentista creciera con los meses posteriores. “Legitimado” por un 81% de votantes que apoyaron el independentismo, Mas vio el filón para continuar con el proceso.

Sin embargo, en junio del 2015 los nacionalistas catalanes sufrieron una ruptura. Convergència y Unió (CiU), la federación formada por Convergéncia Democrática de Catalunya (CDC) y Unió Democrática de Cataluya (UDC) y que lideró Artur Mas en la presidencia de la Generalitat, se disolvió por discrepancias en el proceso soberanista de Cataluña.

Pero solo un mes después nació Junts Pel Sí, otra agrupación que integraba a los partidos a favor de la independencia CDC, ERC, Demócratas de Cataluña y Moviment d’Esquerres. La formación presenta como su principal objetivo la independencia de Cataluña, incluso presentó una hoja de ruta para llevar a cabo el proceso soberanista. La controversia rodeo desde su nacimiento a esta formación, ya que incluía al presidente Mas como número cuatro y en cierto modo “escondía” la posibilidad de que fuera presidente en el caso de ganar las elecciones, que se convocaron para septiembre del 2015.

artur-mas-sale-del-tsjc-ante-apoyo-mas-2000-independentistas-1444904840385

Las elecciones se celebraron y la candidatura de Junts Pel Sí logró 62 escaños insuficientes para  formar gobierno sin apoyos. Entró en acción la CUP, el partido declarado también independentista pero reacio totalmente a investir a Artur Mas. Las negociaciones prometían alargarse.

Mientras tanto el Gobierno Central comenzó a tranquilizar advirtiendo que caería todo el peso de la ley sobre aquel que pretendiera saltarse la legalidad con la finalidad de independizar Cataluña. Incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llevó a cabo una de las primeras rondas de contactos con los representantes de Podemos, PSOE y Ciudadanos para tratar el problema territorial.

Junts Pel Sí admitió que su candidato a presidir la Generalitat sería Artur Mas, cosa que complicó más la posibilidad de llegar a un acuerdo de investidura con la CUP. A la vez, los partidos constitucionalistas Ciudadanos, PP y PSOE se unieron para presentar un recurso en contra de las acciones independentistas.

Las negociaciones se alargaron hasta diciembre, donde por fin Junts Pel Sí parecía haber propuesto a la CUP un acuerdo propicio. Sin embargo, la CUP decidió someterlo a asamblea, donde el resultado entre sus simpatizantes fue de empate.

Cataluña sigue sin gobierno, las negociaciones de la CUP y Junts Pel Sí continúan en un tira y afloja. Además, la solución para el problema territorial ya no es solo tema catalán, sino que los partidos nacionales también intentan ponerse de acuerdo, cada uno con sus mecanismos, para desencallar la situación. Sin duda uno de los desafíos del 2016.

EL 20D Y EL ADIÓS A LAS MAYORÍAS ABSOLUTAS

El momento más importante de la vida política de este 2015 ha sido sin duda los comicios del 20 de diciembre. Se cumplieron predicciones y ningún partido obtuvo mayorías absolutas para formar gobierno por sus propios medios.

Así, los resultados ofrecieron un parlamento así de fragmentado. El PP, con más de 7 millones de votos, fue la fuerza más votada y eso se tradujo en un total de 123 escaños. Para el PSOE 90 escaños y pada Podemos 69. PSOE y Podemos fueron separados solo por menos de dos puntos en el porcentaje de votos obtenidos. A pesar de los buenos resultados que auguraban las encuestas a Ciudadanos, este no pasó de la cuarta posición y obtuvo 40 escaños. El resto de sillones se los repartieron los partidos nacionalistas, y lo más destacable fue el descalabro de IU que a pesar de haber obtenido más de 900.000 votos, se quedó en 2 escaños.

La mayoría absoluta de los 176 diputados quedó lejos del alcance de ninguna formación y la necesidad de diálogo se hace más necesaria que nunca. Sin duda este es uno de los mayores retos del 2016, alcanzar el acuerdo entre partidos, sin perder sus esencias al disputarse el poder y aprender a convivir con la muerte del bipartidismo.

España se enfrente ahora a una de las legislaturas más determinantes de su historia, la irrupción de nuevas fuerzas ha desbancado a la democracia de turnos que veníamos arrastrando hace años. Tan solo nos queda esperar y seguir el ritmo a las negociaciones para o bien comprobar el resultado o bien volver a las urnas en el 2016.

Los resultados de las autonómicas, los bailes de candidatos, los juegos entre los nuevos líderes, el independentismo y el 2oD son solo un resumen breve de todos los acontecimientos en política a los que hemos asistido en este 2015, pero sin duda son válidos para imaginar la envergadura de los retos de la política que se necesitarán de solución y adaptación en el 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *