¡Por el voto femenino!

Por Borja Romero Calero (@borhopes)

El pasado 18 de diciembre se estrenó en cines españoles, dos meses después de su lanzamiento en Estados Unidos, la película Sufragistas. La directora, Sarah Gavron, hasta ahora había realizado trabajos que emparentan más con la rama independiente pero con esta obra se ha lanzado a las grandes producciones contando con un potente elenco.

layout.indd

La película nos transporta a la Inglaterra de principios del siglo XX y nos muestra una sociedad machista industrial en la que las mujeres son explotadas en las fábricas por un mísero sueldo y dónde son los hombres los únicos poseedores de pleno derecho y monopolio jerárquico desde las vivencias de una mujer entre las demás trabajadoras. Es en este contexto dónde aparece una organización de mujeres revolucionaria dispuesta a defender sus derechos y remarcar su condición de votantes, las llamadas ‘’sufragistas’’ en modo despectivo. Éstas, al igual que pasase con los románticos, acabaron haciendo suyo el apelativo.

En el filme podemos disfrutar de una Helena Bonham Carter activista a la que no le tiembla el pulso, de fugaces apariciones de la aclamada Meryl Streep en el papel motivador de la fundadora de las sufragistas, Emmeline Pankhurst, y de la interpretación de Carey Mulligan en el papel protagonista, todo ello mezclado con grandes momentos de tensión, de duda personal y mensajes libertadores. Tal vez la película podría tener un ritmo más enérgico y mostrar más el aspecto revolucionario de estas mujeres, aunque bien es cierto que no nos impone censura en escenas en las que vemos cómo los agentes del orden se dedican a agredirlas en las protestas.

Votes for Women 1

El elemento más destacable de la película es su propio espíritu trascendental que te grita, que quiere que te enteres de lo que ha pasado hace menos de un siglo. Y es, sin duda, la escena que recoge imágenes en blanco y negro reales junto con los rótulos finales que informan de las fechas de aceptación del sufragio femenino y de la probable aceptación del mismo en Arabia Saudí las ponen de relieve el carácter periodístico del film. Está en la vía de ser una película de visión casi obligatoria, al menos para la concienciación social, para no volver a caer en los errores del pasado. Además, si estás entre el 35% de abstención en las recientes elecciones del 20D deberías ver la película para ver cómo hay gente que era incluso expulsada de su hogar solo por querer ejercer sus derechos y poder elegir a sus representantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *