¿Qué pretenden hacer los líderes políticos con la educación?

Por Jorge G. Solano (@jgsolano_)

PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos tienen varias promesas en común: los cuatro apuestan por una educación de calidad, accesible e igualitaria. También apuestan por las TIC –las Tecnologías de la Información y la Comunicación- y por la buena preparación del personal docente. Además, los cuatro coinciden en que es necesario un Pacto Nacional de Educación, un consenso entre todos los que conforman la comunidad educativa para evitar cambiar la Ley con cada gobierno. Todos, excepto el PP, quieren derogar la LOMCE. Y todos, sin excepción, se comprometen a destinar más dinero a la educación pública. Diferencias, no muchas.

DOCU_GRUPO PEDRO SÁNCHEZ Y ANTÓNIO COSTA, EN UN ACTO PÚBLICO ORGANIZADO POR EL PSOE

El PSOE ha dado bastante que hablar con algunas de sus medidas polémicas como la supresión de la religión o la educación obligatoria hasta los 18 años. El principal discurso de igualdad e integración social que defienden los socialistas se puede palpar en el programa con el que irá al 20-D. Entre los objetivos está el de “recuperar la igualdad de oportunidades para acceder a la enseñanza” que, como explican, “se perdió durante el mandato del Partido Popular” y garantizar la inclusión social en la comunidad educativa “inculcando valores de igualdad entre hombres y mujeres, culturas, bilingüismo y participación activa”.

Para hacer posible esa equidad han repetido una y otra vez que derogarán la LOMCE y, en su lugar, “alcanzarán un acuerdo político y social mediante el diálogo con todos los sectores de la comunidad educativa para elaborar una Ley básica de educación”.

Habrá dinero para becas a las que el programa define como “un derecho, de manera que el estudiante que cumpla los nuevos umbrales de renta y patrimonio que estableceremos en las convocatorias, tendrá derecho a la misma”. Y también hay mención para los libros de texto para los que se creará “cualquier mecanismo por el que se garantizará la gratuidad de los mismos”. Aunque los que no hará falta costear será los de religión, asignatura de desaparecerá de las aulas.

Sobre la formación profesional, los socialistas creen que el problema es la mala imagen que se tiene de esta enseñanza y lo que se pretende es “prestigiar y dignificar todas las enseñanzas profesionales dándoles valor social y personal” ¿Cómo? Incentivando la contratación de titulados con estos estudios.

En el ámbito universitario también derogará el PSOE el Real Decreto conocido como el “3+2”, por el que el PP propuso un modelo de tres años de grado que se completarían con otros dos de máster, y que, aunque bien se planteó como una medida opcional para las universidades, también es cierto que recibió el rechazo unánime por parte de los rectores de las universidades públicas de España.

Entre ayudas, incentivos y becas, el PSOE se compromete a destinar el 5% del PIB a la educación en dos legislaturas (más de un punto por encima que el PP, que ha destinado un 3,9%) y llegar al 7% a medio plazo, lo que supondría unos 70.000 millones de euros.

Rajoy

Sin aclarar si continuarán, reformarán o acabarán con la LOMCE, el primer punto de las promesas educativas del PP dice que es “imprescindible elaborar un Pacto de Estado de educación para dejar de lado las rencillas políticas y conseguir un modelo educativo consensuado por todos que aleje a la educación del debate y la confrontación política”. Es decir, justo lo contrario a como lo han planteado en esta legislatura con toda la oposición y la comunidad educativa en contra.

En ese mismo texto se resalta la labor de los docentes a los que los populares creen que “hay que apoyar y reconocer su trabajo, así como el esfuerzo y dedicación que ponen en formar a nuestras generaciones más jóvenes, especialmente tras todos los sacrificios soportados durante la crisis”, sin detallar el número de profesores que se han quedado sin plaza. Y no solo la figura del maestro es importante para Rajoy, también enfoca el papel de los padres en según qué educación quieran para sus hijos en los primeros años: “Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos atendiendo a sus convicciones religiosas y morales”.

Sobre las becas, el PP dice que aumentarán los recursos porque “la economía permitirá cumplir su compromiso”. En el año 2013, la comunidad educativa anunció que más de 25.000 alumnos se quedaron sin beca al aumentar los requisitos para acceder a la misma.

Albert Rivera

“La educación va a ser nuestra máxima prioridad presupuestaria, aunque o se trata solo de gastar más dinero, sino de modificar el sistema para hacerlo mejor”. Así lo ha dictado Ciudadanos a quien le preocupa y mucho la relación calidad-precio por el “fracaso escolar”.

Con el último informe PISA en la mano y los malos resultados que obtienen cada año los alumnos españoles, sobre todo en matemáticas y comprensión lectora, Albert Rivera recuerda que “estamos a la cola en muchos de estos indicadores europeos en materia educativa” especialmente porque no hay país en Europa que permita “tantas repeticiones seguidas entre la primaria y la secundaria”. Y las consecuencias económicas para Ciudadanos son terribles: “El coste de la repetición, tanto social como económica es enorme: 2.500 millones de euros, un 8% de gasto en educación”.

Ciudadanos no es menos y se suma al Pacto Nacional de Educación. Coincide con las propuestas de Pedro Sánchez en que la enseñanza sea gratuita y universal en sus etapas obligatorias y que sirva para fomentar la equidad y la igualdad de oportunidades. Una educación “más transparente, con más recursos, mejor formación del profesorado y donde se premie el esfuerzo tanto de ellos como de los alumnos”. Sobre todo del profesorado al que pretenden mirar con lupa: un estatuto de los docentes -al igual que el PP- e incluso pasar el MIR para tener la plaza.

Y la formación profesional también ha ocupado algunas líneas en el programa de Ciudadanos, “al modelo alemán”, que compagine estudios con prácticas en empresas.

Pblo Iglesias

Podemos es el único partido que pone cifra a los fondos que pretende destinar, y en primera línea: 13.700 millones de euros. Eso sí, objetivo: 2020. Y prometen ascender el gasto a más de 15.600 millones, un 5,6% del PIB con la pretensión de llegar al 7% como aspira el PSOE. Una educación vertebrada en cuatro propósitos: “pública, gratuita, laica y de calidad”. Gratis y pública la educación infantil, primaria, secundaria y la formación profesional. Tanto es así que solo habrá plazas concertadas financiadas con dinero público “si es necesario”: primero lo público, y luego el resto.

La Nueva Ley de Educación, una vez derogada la LOMCE, tendrá “el mayor consenso posible entre quienes conforman la comunidad educativa, aunque no dice explícitamente que lo haya entre el resto de partidos de la Cámara, al contrario que Ciudadanos, PP y PSOE.

Tiempo libre para los más pequeños. El programa de Podemos atiende a uno de los debates que ha estallado en los últimos meses: deberes ¿sí o no? El partido apuesta por no cargar a los alumnos de primaria con la tarea de hacer ejercicios fuera del horario escolar.

También se compromete Pablo Iglesias a reducir el ratio de alumnos por clase. La Universidad no será gratis pero sí que “reducirán las tasas universitarias y aumentarán las becas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *