Un éxito de autogestión: La historia de Vetusta Morla, Second e Izal

Por Tatiana Arenas (@tatianaarenas_)

EMI, Sony Music, Warner son solo algunas de las discográficas más sonadas en España. Se tratan de auténticas multinacionales de la música cuyo negocio es fichar a autores, intérpretes o grupos y editar, producir y promocionar su obra musical para elevarla al éxito. Hasta hace algunos años era imposible materializar este éxito, o al menos aspirar a él, si no ibas de la mano de alguna multinacional. Internet trastocó todo este mundillo.

La web es un vasto terreno basado principalmente en compartir. La globalidad de la red permite que lo que compartes en ella pueda ser visto en cualquier punto del mundo. Se trata del mejor escaparate para que los artistas emergentes se hagan grandes. Pero Internet no ayuda sólo a que se visibilice un proyecto de punta a punta del globo, también puede ser una herramienta de gestión.

Surge así una nueva era para la música que ahora tiene la posibilidad de crecer paralelamente a las grandes empresas musicales. El término “indie” procede de “independiente” y, lejos de ser un género musical nuevo, tiene más que ver un movimiento que revoluciona la gestión de un proyecto convirtiéndolo en algo autogestionado.

La prueba de que es posible triunfar sin la necesidad de ser fichado por una ‘multi’ la protagonizan algunos grupos del panorama musical español. Vetusta Morla es un grupo autogestionado que ha sabido aunar miles de fieles, algunos de ellos reunidos en sus dos últimos conciertos en el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid. Más de 20.000 asistentes reventaron en recinto entre las dos fechas. Los murcianos Second después de pasar por una discográfica decidieron volver a la autogestión lanzando un crowfounding para financiar su último disco que en menos de dos días sobrepasó la cifra que proponían. Izal nació de la autogestión y permanece en ella, pero ahora convive con un éxito que les hace girar por toda España e incluso cruzar el charco para hacerlo.

VETUSTA Y SU “PEQUEÑO SALTO MORTAL”

El grupo que debe el nombre al personaje de ‘La historia interminable Morla’, la anciana tortuga gigante, está liderado por Pucho que pone la voz. Seguido de él, Indio se encarga de la batería y los coros, Álvaro al bajo, Jorge media con las percusiones y programaciones, Guillermo le da la guitarra junto con Juan Manuel que le da también el toque de teclado.

El sexteto de Tres Cantos (Madrid), después de nueve años de andadura musical se encuentra cosechando éxitos y ganando adeptos aún a día de hoy. “Alguna vez miras y acojona, pero lo bueno es que hemos subido muy poquito a poco siendo muy conscientes de cada pasito que dábamos”, así lo definió Pucho en una entrevista para Carne Cruda.

El grupo admite que cuando empezaron a sonar y a ser conocidos mantuvieron reuniones con algunas multinacionales, sin embargo, decidieron rechazar sus propuestas. “Dijimos: ¡pero si ya hemos hecho lo más difícil! Y qué equivocados estábamos, porque nos quedaba el marrón de nuestra vida que era llevar una carrera musical al mismo tiempo que llevas una carrera llamémoslo empresarial”, bromeó Guillermo en unas declaraciones.

Estaba decidido, no querían formar parte de ninguna gran empresa musical que tomase decisiones sobre su propio proyecto, ahora solo quedaba buscar otra manera de gestión. La solución pasó por dar un “Pequeño salto mortal”, ese es el nombre con el que bautizaron a su propia productora para dar ese salto a la autogestión. En una entrevista, el grupo cuenta que esta manera de encauzar su proyecto “se ha convertido en su manera de ser”. “No entendemos Vetusta Morla de otra manera”, afirman.

Además, cuentan que cuando arrancaron con su grupo se vivía un momento a nivel discográfico “bastante turbulento” y ellos eran “una banda incómoda”: “Éramos una banda incómoda en muchos sentidos, musicalmente alomejor estamos en tierra de nadie, a nivel de decisiones somos una banda bastante tocapelotas y siempre estamos encima y queremos controlarlo todo”.

“Pequeño salto mortal” fue toda una apuesta por la autogestión y por mantener la total independencia de grandes empresas respecto a las decisiones sobre su proyecto. Según cuentan los integrantes de la banda, esta pequeña productora es “una pirámide invertida” porque “hay más jefes que empleados”. “Es una especie de asamblea mancomunada en la que vamos dando directrices, sentamos las bases, la idiosincrasia y cada uno tiene su misión”, explicó Guillermo.

“Tenemos la suerte de ser nuestros propios jefes”

La sostenibilidad de la productora propia es posible. La nueva era de internet ha hecho reducir los ingresos en cuanto a venta física de discos, pero ha hecho que crezcan los que provienen del digital. Plataformas como Youtube, ITunes o Spotify ayudan a incrementar los beneficios. Esos ingresos, en conjunto, permiten Vetusta grabar discos y girar con ellos.

Quién iba a decirle al sexteto de Tres Cantos que iban a llenar sucesivas veces en menos de un año el antiguo Palacio de los Deportes, que iban a ser un ejemplo para otras bandas o que iban a ser calificados por el propio Bunbury como el mejor grupo de los últimos diez años.

EL CORREO WEBVetusta Morla al completo. Foto: El Correo

“Ni locos podíamos imaginar esto, es que ni siquiera se pasaba por la cabeza. La escalera tenía unos peldaños tan cortos, hemos disfrutado de cada pasito que hemos dado y como recompensa estaba en el dar los pasitos y no tanto en lo que había arriba ni en un millón de años”, así lo cuentan ellos mismos. Nadie puede dudar que han llegado a lo más alto siempre dando sus propios pasos.

SECOND Y UN REGRESO A LA AUTOGESTIÓN

Sean Frutos, Jorge Guirao, Javi Vox, Fran Guirao y Nando Robles forman Second. El grupo arranca en el año 1997 girando por salas hasta que se consolida con un primer disco autogestionado, ‘Private Life’. Más tarde logran fichar por una discográfica independiente y años después lo hacen por la multinacional Warner Music que llegó a producirles tres discos, ‘Demasiados soñadores’, ‘15’ y ‘Montaña rusa’.

Dos años después del último disco, Second ha vuelto este año con ‘Viaje iniciático’. Este nuevo trabajo es a la vez un nuevo paso para la banda que ha decidido salir de la comodidad de las multinacionales y acudir al modelo de financiación del micromecenazgo, más conocido como ‘crowfounding’, para financiar el álbum.

“Ahora estamos sólo nosotros y vosotros, y es donde queríamos estar, sin ataduras de nuestras canciones, pudiendo incluso ser obtenidas desde fuera del país (antes no se podía). (…) Todo esto si os apetece y creéis en este proyecto. Si no, os esperamos en los conciertos, o tomando algo por ahí… Siempre con la premisa de hacer lo que un cree que tiene que hacer, sin molestar a los demás…GRACIAS!!”. Este es parte del mensaje que los murcianos colgaron en su página de Facebook para presentar el ‘crowfounding’.

KEDIN SEVILLA

Second en concierto. Foto: Kedin Sevilla

Tres días después, Second había batido récords y había recaudado 23.000 euros cuando se habían puesto como objetivo llegar a los 15.000. La meta fue rebasada pasadas 11 horas de la puesta en marcha del ‘crowfounding’ a través de la plataforma My Major Company, convirtiéndose así en la iniciativa que más ha recaudado en un día desde el nacimiento de la propia plataforma.

Lo normal es que grupos con los niveles de consolidación como los de Second, que está respaldado por 18 años de vida y experiencia musical, no necesite recurrir al micromecenazgo para financiar álbumes, sin embargo, los murcianos lo tuvieron claro.

“Queríamos salir de ahí por otro tipo de historia, para ser más libres en cuanto a editar nuestros discos a dónde editarlos, a que no hubiera problemas en ningún otro país, en el tipo de formato…”, cuentan los integrantes del grupo en una entrevista para Música Crónica.

Los murcianos insisten en que había cosas que necesitaban controlar y que vuelven a la autoedición “con el apoyo de mucha gente que se ha ido agregando al grupo a través de estos años, concierto a concierto, canción a canción”.

 “Es una forma diferente pero que creíamos que era la más honesta de hacerlo”

El ‘crowfounding’ otra de las alternativas que hace posible Internet para conseguir sacar adelante los proyectos de grupos de música no solo emergentes, también veteranos, como los chicos de Second que, tras batir récords con su iniciativa, se encuentran cosechando los éxitos de su ‘Viaje iniciático’, en dónde ha quedado demostrado, además de su éxito, la fidelidad de todo un séquito de fans.

IZAL, UN CRECIMIENTO DE AÑOS

Izal se forma a finales del 2010 dónde el reconocimiento de un premio a los jóvenes creadores junta en Macedonia a Mikel y a Emmanuel que planean crear un grupo. El asunto no se queda en una idea y cuando regresan a Madrid comienzan a buscar al resto de componentes. Izal adopta su forma concreta con Mikel como encargado de la voz y las letras, Emmanuel del bajo, Alberto de la guitarra, Iván a los teclados y Alejandro en la batería.

Los primeros años del grupo fueron de rodaje por toda España y por las salas de todo Madrid, siempre con fe. El propio Mikel contó en una entrevista para Música Crónica que todos los integrantes fueron “muy enserio desde el principio” y con una actitud de arriesgar y de que si llegaban tiempos en los que tuvieran que dejar los trabajos los dejarían, a pesar de que eso significase un gran esfuerzo económico. “Esa fue una de las claves, no andar haciendo rodeos”, explicó el compositor.

Era una apuesta arriesgada en un momento en el que los chicos de Izal no contaban con la ayuda o el impulso de ninguna discrográfica. “Nosotros cuando empezábamos con Izal en el 2010 las pasamos muy canutas como cualquier grupo que empieza, y ahí sí que nos habría venido bien seguramente una discográfica que apostara por nosotros, desde el respeto que se da por obvio a nuestro trabajo musical”, contaron los integrantes de Izal en una entrevista para Europa Press.

“Nosotros gestionamos todo nosotros porque nadie quiso gestionarlo por nosotros, al principio”

Cuando Izal empezó a sonar, las discográficas sí llamaron a sus puertas, sin embargo, terminaron por rechazar sus propuestas. “No contamos con ese apoyo en un principio porque nadie quiso saber nada de nosotros y nosotros hemos tenido que hacerlo todo. Así hemos seguido y así es como hemos crecido, hemos comprobado que se puede y a estas alturas de la película no tendría mucho sentido contar con alguien más que no sea la pequeña familia que hemos creado nosotros mismos”, así lo explicó Mikel.

Después de su primer EP, ‘Teletransporte’, nace ‘Magia y efectos especiales’, el primer larga duración del grupo. Un ‘crowfounding’ hizo posible que este disco procediera de la autogestión, artística y económica. Con este álbum comienzan a ser reclamados por multitud de festivales, el trabajo se multiplicaba, aun así seguían apostando por ser los dueños de su proyecto.

“Todas las decisiones las tomamos nosotros cinco y nuestro manager, desde este cartel de la gira con las fechas me gusta o no aquí hay una falta de ortografía o aquí hay una foto en la que salgo con los ojos cerrados, todo, cualquier cosa”, explicó el cantante en sus declaraciones.

WILMA LORENZO

Izal tras finalizar su concierto en el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid. Foto: Wilma Lorenzo

Poco tiempo dejaron pasar los chicos de Izal para salir con un nuevo trabajo después de ‘Magia y efectos especiales’. De nuevo, reclamaron la ayuda de sus seguidores y de todos en los que confiaban en su talento para financiar, de nuevo a través del micromecenazgo, ‘Agujeros de gusano’. Con este lanzamiento empieza a llegar la consolidación del grupo en el panorama musical español y emprenden la ‘Gira Despedida’ que recogió prácticamente todos los puntos de España.

Una vez finalizada la gira, Izal centró sus esfuerzos en el planteamiento de un nuevo trabajo que vio la luz en pasado septiembre, “Copacabana”. Esta vez, según la propia banda, no ha hecho falta recurrir a un ‘crowfounding’  y han podido financiar ellos mismos el álbum y todo lo que conlleva, manteniéndose así al margen de cualquier discográfica.

“Ahora llaman a nuestra puerta y nos sentamos a escuchar a todo el mundo, no tenemos un prejuicio gratuito contra las nacionales, ni las discográficas”, admitió Mikel, aunque cree que si desde alguna empresa llegase una propuesta que parta del respeto a su trabajo podrían planteárselo.

“Si nos hacen una propuesta desde el respeto máximo a nuestro trabajo musical y damos por hecho que nadie puede decir absolutamente nada de nuestro trabajo, de nuestras composiciones, de la forma en la que queremos diseñar, porque lo artístico es intocable para nosotros desde el principio, ni siquiera cuando no teníamos donde caernos muertos no permitíamos que nadie tocara eso”, explicó el grupo.

Su éxito ha ido creciendo, incluso ha trasladado fronteras. Izal acaba de regresar de presentar por todo lo alto su disco en México y se prepara para continuar con una larga lista de rincones de España donde llevarán Copacabana.

Aunque a muchos les parece que lo de Izal ha sido un crecimiento rápido y oportunista, la realidad es que a sus espaldas lo que hay son años de trabajo, esfuerzo y compromiso con su propio proyecto.

0 thoughts on “Un éxito de autogestión: La historia de Vetusta Morla, Second e Izal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *